Minuto a Minuto

México, el País de las Fosas Clandestinas, SLP en el Top 10

Al menos dos mil fosas clandestinas con dos mil 884 cuerpos de personas asesinadas y sepultadas por el crimen organizado encontró en el país el organismo “A Dónde Van Desaparecidos”, entre los años 2006 y 2016. En San Luis Potosí localizaron 65 fosas con 17 cuerpos, siete fueron identificados.

De acuerdo con la Fiscalía General de San Luis Potosí, de los 65 cuerpos y restos óseos no identificados, 36 permanecen en el Servicio Médico Legal (SEMELE), 2 casos en Genética, 3 casos en fosa común, 1 caso en resguardo de PGR, 19 casos no especifican sitio de resguardo.

La FGE entregó a la organización las respuestas de sus distintas áreas, a pesar de que cada una tiene diferencias en las formas de registrar sus bases de datos y de conceptualizar “restos óseos”, ya que en ocasiones refieren a número de cuerpos y en otras a fragmentos de huesos.

Las fosas clandestinas las han localizado en 24 estados de México, tras 200 solicitudes de acceso de información a las fiscalías locales de los 32 estados, es decir, uno de cada siete municipios mexicanos tiene al menos una fosa clandestina.

El documento cita que mil 978 fosas fueron confirmadas por por las autoridades locales, mientras que la Procuraduría General de la República reportó otras 232 con al menos dos mil 884 cuerpos, 324 cráneos y miles de fragmentos óseos, pero solo mil 738 individuos fueron identificados.

El recuento revela que los estados con el mayor número de fosas son Veracruz con 332, Tamaulipas con 280, Guerrero con 216, Chihuahua 194, Sinaloa 139, Zacatecas 138, Jalisco, 137, Nuevo León, 114, Sonora, 86, Michoacán, 76 y San Luis Potosí con 65.

Las autoridades de Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Querétaro y Yucatán aseguraron que no encontraron fosas entre 2006 y 2016; sin embargo, la investigación sostiene que Yucatán es el único estado en el que no hay ninguna evidencia de que existan fosas, mientras que en el resto sí ha habido reportes por parte de organizaciones civiles o la prensa.

La primera fosa clandestina encontrada en México fue, según la investigación, el 7 de septiembre de 2006 en el municipio de Angahuan, en el estado de Michoacán.

“A Dónde Van Desaparecidos” explicó que el fenómeno de las fosas ha ido incrementando en paralelo con la guerra militar contra el narcotráfico emprendida por el presidente Felipe Calderón (2006-2012), y desde 2012 el hallazgo de fosas nunca ha descendido de las 200 anuales.