Minuto a Minuto

El nuevo aeropuerto de la Ciudad de México

Entre la espada y la pared estamos los mexicanos cuando de intereses políticos se trata. Unos piensan que hay un salvador y otros piensan en otro. Ya no es apropiado, menos ideal, apostar a una sola persona en lo referente a los que nos pertenece a todos. La respuesta está en el bien común y alcanzarlo.

Entre el poder y el dinero público se generan los intereses de quienes lo ostentan o de quienes quieren tenerlo. Históricamente la población y sus intereses comunes quedan marginados si bien nos va, o, eliminados en el peor de los casos, quedando en la indefinición y sin resolver la inmensa mayoría de la problemática social así como la realidad de lo que vivimos cotidianamente, quedando atrapados en la participación ciudadana, muy comúnmente en la confrontación social.

Lo peor es que cuando los ciudadanos deciden defender las posturas de aquellos políticos que, separados del interés social, persiguen dinero y poder público en beneficio personal o de grupo y, localizando a quienes puedan servirles desde la sociedad, se asocian queriendo lograr y recibir algún beneficio, para defenderse y defender lo ajeno al conjunto social y, con ello, nos confrontamos socialmente en perjuicio de los municipios, estados y, desde luego del país.

El debate nacional, se ha centrado principalmente en dos temas que de ellos luego, derivan muchos más. Uno el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y, otro, el de la inseguridad que vivimos, tratando de pacificar a nuestro país.

El Nuevo Aeropuerto Puerto de la Ciudad de México lleva ya muchos meses en la temática, vamos, desde las campañas presidenciales, es mucho lo que se ha escrito y discutido en torno a esta obra. Quienes van de salida en el Gobierno Federal defienden esta maga construcción pero quienes entran, la descalifican.

El gobierno federal lleva la información conveniente para este aeropuerto tan comentado, diciendo que el lugar ideal es Texcoco y el gobernó federal electo dice lo contrario. Los primeros dicen que no se hundirá y los segundos dicen que sí. Posturas de este estilo son las que tienen en vilo a la ciudadanía, sin saber a quién creer.

Puesto que no somos, la mayoría de los ciudadanos, expertos en el tema, corremos el peligro de caer en la controversia, equivocándonos y discutiendo lo que luego ignoramos. Igualmente pasará con la famosa consulta, la cual, no dudo que debido a la reciente victoria histórica de Andrés Manuel López Obrador y, el cariño que le tienen, muy seguramente, aun cuando no sea, la inmensa mayoría, expertos en el tema, solo por quedar bien, votarán por Santa Lucía.

La participación ciudadana, es muy importante en el ejercicio de gobierno en cualquiera de sus niveles, aún cuando nuestro Presidente Electo, ha dicho que no confía en las organizaciones de la sociedad pero, en temas de especialidad, sería diferente si la consulta se hiciese con especialistas, en foros dirigidos a la sociedad, informando los tecnicismos, con ventajas y desventajas, para entonces poder emitir una opinión.

Los intereses de la sociedad, me queda muy claro, no son lo que están en el horizonte de los servidores público, pues casi todos se sirven de esta actividad.

La controversia que se ha generado en la pacificación de la República Mexicana, entre el perdón y olvido o, el perdón pero no olvido, y todas las formas de conjugar, que se quieran externar, a hecho que quienes han perdido a sus seres queridos, reaccionen, solicitando la aplicación de la ley y, no necesariamente al estilo de Javier Duarte, convirtiendo en una mentira la justicia.

Así, en San Luis Potosí, se llevó a término uno más de los foros de pacificación con resultados más o menos de tranquilidad, pero en otros llegares la confrontación ha sido evidente, tanto que hubo que suspender este tipo de reuniones.

Va definiéndose el común denominador de la nueva administración federal y, es la incertidumbre en el como vamos a enfrentar los problemas que todos tenemos pero que, cada quien tiene diferentes formas de afrontarlos. Así, es muy necesario ir plasmando el ideario nacional entre todos, en búsqueda de el bien común.

Los retos más importantes, podrán ser la lucha en contra de la impunidad, la corrupción y violencia. Buscar una sociedad más igualitaria en donde las personas puedan tener mejores niveles de vida, con educación verdaderamente moderna y de avanzada, vivienda digna, salud con calidad y en tiempo, al alcance de los desprotegidos, desde luego trabajo remunerador para tener y llegar a líneas bienestar.

Logra un mejor país, es responsabilidad de todos, no de unos cuantos.

@jaimechalita