Minuto a Minuto

Al final del principio

Empieza a acabarse el prólogo de un drama que podrá durar años o acaso meses y cuyos efectos serán más duraderos. Es lamentable que al final del comienzo de algo tan esperanzador y necesario, no sea posible confirmar lo mejor para nuestro país. Se corrobora la perspectiva de que éste no será todavía “el cambio verdadero”. Veamos.

Aún quedaría por venir esa cuarta gran renovación histórica que México requiere, tras el deterioro social que se ha acentuado en los últimos sexenios. Como las transformaciones del pasado, va a acarrear sangre a partir de choques violentos. Aunque no es nada deseable, claro, fue lo que sucedió en las tres anteriores que ha citado AMLO: la Independencia, la Reforma y la Revolución.

Dejémoslo al tiempo, oigan. Y, bueno, ojalá que sea lo menos costoso y prolongado, para levantarnos de nuevo lo más pronto posible.

Todo ello toma en cuenta los intereses y desequilibrios que van a persistir, con vicios del viejo PRI de los años 70 del siglo pasado y, mayormente, del régimen corrupto que se irá este 30 de noviembre. Al parecer se desechan ciertos avances en Educación, Energía y Competencia, si bien se mantienen los del Libre Comercio.

Nuestro Presidente electo reconoce que sin estabilidad económica no habrá crecimiento sostenido, lo que a partir de inversiones viene a ser la única vía para generar empleos productivos y permanentes. Con todo, aunque crecer facilita lo demás, nunca va a resultar suficiente. En paralelo, tendremos que doblegar la ilegalidad, la ignorancia, la corrupción, la pobreza y la violencia.

Algún lector recordará que en el artículo anterior me aventuré a destacar una serie de virtudes (14) y defectos (13) en la relevante personalidad de este empoderado líder carismático, con la idea de derivar un saldo neto de ese conjunto… que no alcanza a ser positivo.

En el marco de sus conceptos y propuestas, expliqué que sus grandes cualidades tienden a verse superadas por algunos de sus defectos tan superficiales como potentes y peligrosos. Esto insinúa adelantos nada estimulantes para la ya próxima gestión.

Y hay más. En las ventajas o virtudes, me sugieren incluir también: bondad, ambición, sagacidad y buena intención. A su vez, en cuanto a las fallas o desventajas, proponen agregar: populismo, imprudencia, cinismo y propensión a la mitomanía.

Nunca acabaríamos con unas ni otras. Aun así, además de lo aclarado en la columna del 6 de octubre, vale la pena subrayar que muchos de los defectos anotados son habituales entre los políticos en nuestro país (simulación, incongruencia,…).

En política, digamos, eso de simular resulta no sólo natural sino necesario. Hasta se vuelve aconsejable decir algo diferente al variar las circunstancias o frente a distintos auditorios. Aquí, créanme, la ingenuidad viene a ser peor ante tantos cabrones y las continuas broncas.
La difícil perspectiva se acentúa con las inercias negativas de los últimos gobiernos y la nueva poquedad general en los poderes Ejecutivo y Legislativo. El equipo de AMLO es bastante disparejo: casos de excelencia junto a otras y otros sin ninguna experiencia.

Eso sí, surgen escándalos como el de la pretenciosa boda del cercano colaborador o las mentiras del senador morenista que al manejar borracho mató una persona en un choque que fue grabado. Don Andrés tiene que ser congruente y apartarlos.

Se comenta de indisciplina y rebeliones en la granja lopezobradorista, tal vez más con ganas de rebuscarle a errores en las curvas de aprendizaje, aunque hay problemas e insuficiencias de mucho mayor fondo. Una cerrazón a partir de mesianismo o megalomanía puede enredar las prioridades y, en verdad, no favorece las mejores decisiones ante observadores externos e internos.

Entre su gente, por ejemplo, nadie cuestiona las corazonadas de la refinería tabasqueña, el tren maya, la reducción de salarios y la remoción o reubicación generalizada de funcionarios.

Pero, ojo, la dignidad del servidor público y de los militares no debe estar reñida con la austeridad forzada para evitar el dispendio o la desigualdad extrema en las remuneraciones (no me queda claro que impida la corrupción, pues también la promueve). Siempre es bueno ser respetuoso con los colaboradores que te acompañen.

En los temas del NAIM, la pacificación nacional o la efectividad de la educación se ha confirmado que los foros de consulta no son tan sencillos aunque se puedan concebir y emprender bastante bien, o sea, con las mejores intenciones y los apoyos más pertinentes. En forma simultánea, se requiere trabajo político de alto nivel.

Así, fíjense, no podemos esperar ahora algo sublime e histórico, creo que estarán ustedes de acuerdo. Una cosa es desearlo… se necesita, y ya nos toca. Otra, muy diferente, que se logre con tantas fallas o deficiencias ante realidades tan demandantes.

  • DEL FUTURO EDUCATIVO HABÍA preferido no ocuparme todavía en estos artículos. Si acaso, esbozo aquí unos puntos al confirmarse un par de inquietudes con las consultas que se llevan a cabo hacia un esquema que sustituya o enriquezca “la (mal) llamada reforma educativa”, la cual, tras su aprobación en el Congreso, ha estado en etapas de ejecución.

El proceso de rectificación o reconstrucción de esta reforma se asocia, en alguna medida, a la eliminación del carácter punitivo contra quienes piensan diferente o han rechazado la evaluación. Miren, dada la complejidad de estos ejercicios se confirma la necesidad de esfuerzos amplios, certeros e imaginativos, sin olvidar una eficaz operación política con estrategias coherentes.

  • EN SU VISITA AL estado, AMLO se valió de frasecitas pegajosas y promesas que generan aplausos. Desde lejos, seguí todo eso por internet y aún no se ve que él vaya a ser muy distinto del líder opositor de siempre.

Confirman que la Gira del Adiós busca mantener el entusiasmo en una larga transición, y construir un sensato acercamiento con los gobernadores. Esto incluye elogios, reconciliaciones y apaciguamientos en cuanto a los alcances de sus superdelegados en las entidades federativas.
En fin, los mandatarios estatales difícilmente habrán de ser el contrapeso del Presidente. Y saben que, por la buena, lograrán más para sus respectivos estados.

cpgeneral@gmail.com
@cpgarcieral

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.