Minuto a Minuto

Lenguaje no sexista / inclusivo / incluyente

Empecemos por definir la palabra , si uno la busca en google, la primera definición que aparece para tal es “capacidad propia del ser humano para expresar pensamientos y sentimientos por medio de la palabra”, mi interpretación de esta definición es que el lenguaje va más allá de un sistema de símbolos que nos ayudan a comunicarnos, es la herramienta que utilizamos para expresar lo que sentimos y experimentamos internamente.

Es decir que existe una contradicción en el uso genérico del masculino para generalizar, más aún si la persona que se expresa sobre ella misma se reconoce como mujer, esta contradicción genera una invisibilización del yo y de las otras; donde probablemente de ser una sociedad igualitaria y sin distinción de géneros no existiría ningún problema, pero al ser una sociedad construida por géneros, no hay coherencia en dar por hecho que en una oración como “estamos todos comprometidos con la equidad” exista la participación de una o varias mujeres, pues únicamente se visibiliza lo masculino. Esto ha quedado demostrado, por ejemplo en las leyes que han concedido el voto a las mujeres, pues de haberse considerado a las mujeres dentro del génerico masculino del lenguaje no habría necesidad de modificarlas.

Muchas veces me han cuestionado sobre el lenguaje inclusivo y la mayoría de las personas que generan este intercambio de ideas son hombres, pero existen mujeres que también lo han tomado como un intento radicalizado y exagerado de las feministas para hacerse ver. Existen preguntas como: ¿Por qué vamos a hablar diferente si así lo hemos hecho por años y ha funcionado bien?, si la Real Academia de la Lengua Española ha considerado correcto el uso del genérico masculino ¿por qué quieres cambiar esto?.

Para esto vale la pena recordar que la Real Académia Española es una construcción social también, que además de estar constituida por hombres, fue creada en 1713, es decir que estamos hablando de hace más de 300 años, en los cuales la sociedad ha vivido inmensos cambios, aún ni se realizaba la revolución francesa, las dos guerras mundiales, la revolución mexicana o la Independencia. Valdrá la pena cuestionarnos sobre la inmensidad de procesos vividos en este tiempo y la gran cantidad de cambios sociales sucitados. Además vale la pena recalcar que cuando la RAE se crea, las mujeres no tenían voz ni voto en los derechos ciudadanos o civiles dentro de ningún contexto.

Otro dato que vale la pena sacar a relucir es que el idioma español data del siglo XIII.Algo que tiene que quedar claro es que no se busca cambiar la lengua española o modificarla, si no darle un uso distinto a lo ya existente dentro de la misma. Al usar el masculino como genérico se manifiesta el sexismo y el androcentrismo que data de más de 7 siglos, la lengua no solo refleja, si no que transmite y refuerza estereotipos y roles que fueron considerados adecuados para los.hombres y para las mujeres en tiempos pasados.

Al reforzar las maneras sexistas de hablar o escribir, se invisibiliza a las mujeres y se rechazan los cambios surgidos entre finales del siglo XIX a la actualidad, donde las mujeres poco a poco han formado parte de la esfera pública en distintos ámbitos. Es por eso que existe una urgencia y una gran necesidad por fomentar el lenguaje incluyente y no sexista para los distintos sexos para terminar con la confusión, la negación o la ambigüedad. (Pérez, 2013)

Usted no tiene que hablar o escribir con con o con <@>, puede comenzar por reconocer a las mujeres dentro de las oraciones, de esta manera podremos visibilizar a esa parte de la población (más de la mitad de ella), que también ha participado en la construcción de la sociedad. Pero existen otras inquietudes como las de visibilizar al sexo no nombrado o reconocido, las personas intersexuales, que al nacer sin órganos sexuales definidos dentro de nuestro común, enfrentan procesos de discriminación a lo largo de sus vidas por la necesidad de la sociedad de identificarlos como hombres o como mujeres; o las de visibilizar a las personas trans que no se reconocen en ninguno de los géneros o sexos. Es por eso que sería bueno reflexionar sobre estos casos, para así comprender el uso de estas letras o símbolos para sustituir las o las .

Fuente:

Pérez, M.J., (2013). Manual para el uso no sexista del lenguaje. Lo que bien se dice… bien se entiende. México,D.F.: Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.