Minuto a Minuto

Mejillas sangrientas

“Con tu sangre me pinto los cachetes” José Luis Romero Calzada (dixit)

No podía ser de otra forma, por enésima ocasión la dupla del lenguaje soez y comportamiento vergonzante volvieron a hacer de las suyas, parece que es la última, cuando menos de la Legislatura saliente y aunque amenazan con ser parte del Ejecutivo Local, pues aseguran que ya fueron invitados, dudo mucho que se puedan comportar de la misma manera desde cualquier otra trinchera, pero al final del día podemos concluir que la culpa no es del indio, sino del que lo hace diputado.

¿Por qué los señores se comportan así? La respuesta parece muy simple, pues por que pueden, la verdad es que hace años y omitiré las referencias exactas, las legislaturas siempre contaban con un personaje que por su candidez o inocencia de pronto realizaba declaraciones hilarantes que se prestaban al chacoteo, desde luego hubo en ocasiones enfrentamientos verbales subidos de tono entre congresistas y connatos de bronca, alguna vez hasta me tocó ser testigo de un certero izquierdazo en una sesión de cabildo, la pasión, los intereses, las querencias pero sobre todo las malquerencias pueden desbordar las pasiones de cualquier persona, pero el comportamiento de este par dudo mucho que tenga parangón.

No es un tema personal, digo, no vaya ser que también se quiera hacer tinte de mi sangre para las pelucas de payaso que deberían portar de acuerdo a los dimes y diretes proferidos entre los asistentes activistas y los referidos legisladores, pero es en verdad triste que la tribuna de mayor importancia en el Estado se convierta en nota nacional y no sea precisamente por marcar un ejemplo de orden, disciplina y trabajo, al contrario, los videos que circulan en redes y que fueron escandalo desnudan una triste realidad, la poca preparación pero sobre todo la pobre, pero en verdad muy paupérrima educación que estos señores recibieron, no me atrevo a asegurar que en casa fueron educados así, no conozco a sus antecesores pero dudo mucho que se puedan sentir orgullosos de ese comportamiento, por el lado de los “activistas” también creo que hay cosas que simplemente no pueden pasar, entiendo el enojo, el malestar y sobre todo la impotencia de no poder detener las decisiones de los legisladores, arrojar huevos no creo que sea la mejor forma de expresar descontento, al final del día provocaron a quienes reaccionan hasta sin provocación y el resultado ahí está.

Las mentadas de madre y no solo de estos, si no de otros compañeros de este par de diputados las recibimos con su comportamiento, estos dos son trogloditas pero al igual que varios de sus compañeros son unos voraces delincuentes, al reparto le entraron muchos, no puedo asegurar que todos, pero si hay referencia de varios de ellos despachándose los recursos públicos como si se tratara de las participaciones de una empresa, el dinero de los potosinos fue a dar a sus bolsillos no solo por la vía de la nómina que no es nada despreciable, los sueldos de sus asistentes presenciales y virtuales también engordaron sus carteras, el presupuesto de apoyos legislativos que solo sirve para burlarse de la necesidad ajena e inflar los costos de la miseria para miserablemente engullirse el dinero, los gastos de representación, gastos de salud, y por supuesto todas las extorsiones que llevaron a cabo para obtener recursos de funcionarios, empresarios y cualquier potosino que tuviera la mala fortuna de tener que cruzar por esa garita de la vergüenza, manchó las manos de la mayor parte de los diputados potosinos, las excepciones ahí están, son pocas pero las hay, el resto son una suerte de lacras sociales.

Creo que la mayoría tenemos cronometro en mano para que termine la que sin duda pasará a la historia como la peor, en verdad la peor de las peores, siempre hago la broma de que por favor no digamos que las cosas no pueden empeorar porque la realidad nos demuestra que si se puede estar peor, en ésta ocasión y lo digo en verdad con la conciencia de que ya he sido testigo de momentos que en verdad aun no logro entender, por favor, pero de verdad por favor, a los Diputados entrantes, es un clamor popular y un deseo legítimo, Ustedes si pueden hacer las cosas diferentes y sí, el sistema cambia si todos estamos de acuerdo en hacerlo, el establishment es el pretexto para no mover las cosas de su lugar, aquí se necesita que se dejen acompañar de la ciudadanía y que no caigan antes las tentaciones.