Minuto a Minuto

6 sencillos pasos para ser políticamente incorrecto

Hace poco tiempo expresé en mi muro de FB mi disgusto por el arreglo personal de alguien, y se me armó. En serio, se me armó. Me llamaron de todo, discriminadora, narcisista, etc. Otro día dije que para mi todos los orientales se parecían mucho entre si, y colgaron en mi muro links sobre tolerancia y racismo.

Hay un ejército de facebuqueros moralistas que se autonombraron protectores de las buenas conciencias y juzgan con vara muy corta, lo que es políticamente correcto y lo que no. Y yo soy su mejor cliente: últimamente expresar lo que me gusta o no me gusta resultase ser ahora “políticamente incorrecto”.

Me siento vigilada, reprimida y juzgada por quienes no quieren sentirse ni juzgados, ni  reprimidos, ni vigilados. ¿De qué se trata esto? El sobre análisis de lo políticamente correcto esta invadiendo espacios políticamente incorrectos, las expresiones sobre gustos y capacidades personales se ha convertido en poco menos que pecado para “los puristas” de las redes.

Pero, puesto que ya que soy juzgada como “políticamente incorrecta”, y como me gusta hacer bien las cosas, decidí dejarme de nimiedades y me puse a investigar cómo ser “políticamente incorrecta” comprometida. He aquí la guía, paso a paso:

1.- Que no te importe quedar bien con nadie: Debes dejar de parecer borrego, tomar un camino individual y expresarte así. Tu gusto tiene un valor, y tu expresión también. Por ejemplo, aunque Frida Kahlo sea mujer, mexicana, artista y esté de moda, a mí me parece exagerada y demasiado sangrienta.

2.- Descuídate del qué dirán. Si por cualquier cosa van a hablar, que hablen con un motivo digno de un “políticamente incorrecto”.

3.-Sé indiscreto. Cuando bromees, no te detengas si hay alguien con las características que vas a criticar, de todos modos todos los inseguros se pondrán el saco.

4.-Asegurate de que, aquellos que te caen mal, se enteren por medio de tu lenguaje corporal. ¿Por qué seguir fingiendo qué alguien te cae bien, si de todos modos tu le caes mal a muchos que no se atreven a declararlo? Eso de “llevar la fiesta en paz” exige demasiado sacrificio de la individualidad.

5.-Vístete como te de la gana, no importando la ocasión. ¿Qué no dicen que “ande yo caliente, ríase de mi la gente”?  Si de todos modos, se va a mofar de ti, siquiera que te agarren cómodo.

6.- Y, por último, para graduarte como “políticamente incorrecto”, metete en la fila, en la que sea: la de las tortillas, la del camión, la del banco. De cualquier forma, alguien más “listillo”  que tu se meterá frente a ti.

Señores, todos tenemos gustos y disgustos. No critiquemos aquello que, al criticarlo, estamos reproduciendo.

… y, como dicen mis amigas: ¿Cuándo nos vemos?

@monica_alfaro 

MÓNICA ALFARO / Noventa Grados / San Luis Potosí, S.L.P. / Julio 13 de 2018.