Minuto a Minuto

Daños colaterales de un robo

A todos nos han robado o conocemos a alguien a quien le ha pasado, todos hemos vivido al menos un episodio violento en nuestra vida y todos conocemos a alguien a quien han asaltado o hemos sido víctima de un asalto.

Que triste saber que estas afirmaciones encajan en cada habitante de este país y que nadie puede negarlo. ¿Qué será de México si seguimos actuando así?

Estos últimos meses me toco vivir muy de cerca dos robos, de los cuales pude observar las secuelas que quedaron, no solo en las víctimas, si no en todo su círculo social. Muchos no saben que después de ser víctima de este tipo de acontecimientos, quedan secuelas por las que empiezas a vivir con miedo e inseguridad a cada momento.

Tras la pérdida de cualquier objeto o persona se vive un duelo, por el cual según la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross atraviesas cinco etapas, que son: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Permítame explicarle el por qué comparar la teoría de Kübler-Ross con éstos eventos violentos que hemos llegado a normalizar e invisibilizar. Ya que para algunos pudiera ser una exageración, a continuación ejemplifico, supongamos el robo de tu vivienda. Existen varios escenarios posibles: el estar dentro de casa cuando roban (despierto o dormido), el no estar y al llegar darte cuenta de que no están tus pertenencias o el llegar y encontrarte con el saqueador. Lo voy a agrupar por etapas:

  1. Te enfrentas a un estado de shock, en el que no puedes comprender lo que está sucediendo, donde piensas que es una broma o que va a salir alguien tras de cámaras a decirte “¡caiste!”. Ni siquiera sabes que hacer y no puedes pensar las cosas con claridad, a ésta etapa le podríamos llamar negación.

2.Después viene la etapa de ira, en la que caes en cuenta de que te robaron no solo lo más valioso que tenías monetariamente, si no cosas que uno no se imagina que se llevarían, tales como tenis, monedas sueltas, artículos de aseo personal o cualquier otro objeto que das por sentado que no tienes que meter a una caja fuerte; sin olvidar que siempre se llevan tu computadora, en la que tienes información personal, académica, fotos de viajes, fotos familiares (en si, toda tu identidad). Te arrebataron todo tu patrimonio y todos los días de esfuerzo, de arduo y constante trabajo, tus metas, tu plan de vida, tu seguridad y hasta tu autoestima; ésta etapa es la más pesada por que te enfrentas al miedo constante, al insomnio, a la bilis, al cansancio e incluso a la gente que trata de darte ánimos y no entiende por todo lo que estás pasando.

3.Cuando empiezas a tratar de convencerte que “no hay mal que por bien no venga”, que “todo pasa por algo”, que estás vivo y que “lo importante es la salud”, ahí comienza la etapa de negociación en la que algunos ven la manera de recuperar sus pertenencias por medio de un inacabable proceso legal, en la que unos se dan por vencidos ante el sistema de justicia, otros hacen justicia por cuenta propia y algunos simplemente tratan de seguir con su vida.

4.Algunos entran a la etapa de depresión, en la que comienzas a darte cuenta que tu vida ya no es igual, que te faltan cosas materiales de las que dependías y con las que tu familia podía hacer su día a día. No encuentras por donde comenzar, no tienes la suficiente solvencia económica para brindarle a tu familia la seguridad que necesitan e hiciste gastos que no tenías contemplados para poder continuar con tu plan de vida.

5.Tras todo este proceso, poco a poco vas entrando a la etapa más difícil de todas, en donde llega ese estado de calma y de comprensión, en donde pese a lo difícil que fue toda la situación comienzas a recuperar tu calma y a entender lo inevitable que es pasar por este tipo de acontecimientos, viviendo en una sociedad a la que le falta el respeto por lo ajeno, educación con valores, empatía y compasión por sus iguales.

Así que te invito a ti lector, a que transmitas el mensaje, para que llegue a los que ya pasaron por esta situación, a los que afortunadamente no la han vivido y a los que lamentablemente la han provocado.