Minuto a Minuto

Dos de cada Tres Jóvenes Trabajan en Condiciones de Precariedad: Coneval

Dos de cada tres asalariados de entre 15 y 29 años, trabajan en México en condiciones de precariedad porque ganan menos del mínimo para no caer en situación de pobreza, lo que los convierte en la población más vulnerable del país.

Los jóvenes mexicanos ganan 359 pesos al día por hogar, según lo establecido por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), no tienen cobertura de la seguridad social y mientras el 66% de los jóvenes se encuentra en esta situación, 61% de la población ocupada total vive en situación de riesgo, cifra que se mantiene desde 2014.

Ante este escenario, el Informe Anual del Observatorio de Salarios 2018 de las Universidades Iberoamericanas de Ciudad de Méixco y Puebla concluyó que en México existe una situación de precariedad permanente en la juventud ocupada.

En esta edición publicada por Forbes, detalla que México, ante las cifras negativas, se está entrando en la tendencia de la flexibilidad laboral desde que la reforma a la Ley Federal del Trabajo de 2012 facilitó las condiciones de contratación y abarató el despido, no obstante, esta desregulación puede darse en un contexto de protección social o de inseguridad, dependiendo del modelo de bienestar de cada país.

“Estamos diciendo a los jóvenes que a dos de cada tres les va a ir mal y a un tercio muy bien. Esto abona a un país sin clases medias, violencia, crimen organizado, y en el que muchos jóvenes están buscando ser sicarios”, afirmó el doctor Miguel Santiago Reyes Hernández, quien presentó los resultados.

Para llegar a esta conclusión, el Observatorio desarrolló un medidor de la precariedad y bienestar laboral, con los siguientes indicadores: salarios (no ingresos recibidos en otro concepto), protección social, prestaciones sociales, salud, tipo de contrato y jornada laboral.

El estudio muestra que los dos primeros factores son los que más influyen en el nivel de bienestar y precariedad en el trabajo.

“Si hay una política pública para mejorar los salarios y el sistema de protección que se tiene o la seguridad social deficitaria que tenemos, podríamos reducir los niveles de precariedad significativamente”, finalizó el académico.