Minuto a Minuto

Cuando tus empresas favoritas invierten en ti

Un enfoque a lo que es la “Plusvalía del Consumidor”

Gracias a los medios de comunicación, nos es posible saber que México es un país cuyo propósito es algún día ser 100% competitivo, es aquí donde la Cofece (Comisión Federal de Competencia Económica) vela por que la competitividad del comercio en nuestro país no se vea atentada, anulada o sobre-ejercida, sin embargo, miles de empresas tanto privadas como públicas (para-estatales) diariamente comenten errores fatales que les provocan pérdidas o fugas de capital desmedidas y su caída es inminente.

La Competencia entre productores y ofertadores indica que dentro de un mismo mercado dónde la diversidad de un solo producto es muy grande, la variación entre el precio y la forma en que es vendido debe ser innovadora entre los vendedores. Imaginen que cualquiera de ustedes es un productor y aquello que venden tiene un valor de mercado cercano a los $10 pesos, los demás productores que oferten algo similar a su producto tendrán el derecho de disminuir el valor de mercado de su propio producto a cuantas unidades le sea posible por debajo de los $10 pesos, claro sin atentar contra el “stock” que le determina la ganancia.

El Papel de la Utilidad.

La utilidad de una empresa va a ser una porción de la ganancia obtenida ante la venta de sus productos, esta porción es guardada hasta el término del ejercicio o año fiscal y entregada en porciones proporcionales a aquellos que participaron en la producción anual de la empresa, o lo que comúnmente conocemos como reparto de utilidades. Sin embargo, el consumidor también recibe su propio “reparto de las utilidades” más esta utilidad no es en efectivo, más bien es la satisfacción que el consumidor experimenta una vez adquirido y utilizado el producto por el cuál pagó y que al realizar un cálculo de “microeconomía” es representado gráficamente como una cesta presupuestaria o simples “rostros sonrientes” 😊.

Ahora bien, el ser humano sin importar el papel que esté jugando dentro del mercado (productor o consumidor), es por naturaleza un ser “marginalísta”, es decir siempre va a mantenerse al margen ya sea máximo o mínimo por lo tanto consumirá o venderá lo suficiente y buscará su satisfacción plena, es decir, llega al margen máximo. Más una vez satisfecho deja de consumir y cae al margen mínimo. Esto no es solo aplicable en el mercado, incluso en momentos de la vida diaria o eventos donde los sentimientos humanos intervengan, la persona por instinto siempre estará o totalmente de acuerdo o en un completo desacuerdo. Todo esto es parte de una característica que el ser humano ha desarrollado por milenios desde su vida en las cavernas.

La característica marginal de los Humanos va ligado estrechamente con la “utilidad”, si la utilidad se define como la ganancia que alguien obtiene del remanente (lo que le sobra) entre la inversión, ingreso y egreso. Es decir, la utilidad es la “ganancia de la ganancia” que no es nuestra; tal como se muestra en el siguiente ejemplo.

Imaginen que cualquiera de ustedes son dueños de una productora de velas; bien, su empresa produce semanalmente 5 velas, el costo de producción de cada una de las velas oscila entre los $4 pesos, es decir gastan $1 peso en Materia Prima, $1 peso en Mano de Obra, $1 peso en Mobiliario y equipo y $1 peso más en gastos de envío u operacionales.

Ahora bien, el costo de mercado de cada una de las velas fue fijado en $6 pesos por lo que haciendo una resta entre la Inversión y el costo en que es vendido el insumo, obtenemos una ganancia o “stock” de $2 pesos. De los cuáles el 50% es decir $1 peso es directamente propiedad del patrón (en caso de existir) y el otro peso es el porcentaje destinado para la “utilidad” este monto bajo el marco legal debe ser entregado a los empleados partícipes de la producción mediante parámetros meramente fiscales, por ejemplo, sueldo base y su división salarial, días laborados y porcentaje destinado a prestaciones, etc. Sin embargo, hay quienes invierten parte de la utilidad obtenida ya sea en bienes tangibles (mobiliario) e intangibles (plusvalía de Consumidor) para generar gastos bajo concepto “legal” y tener menor monto que repartir entre los empleados.

Bien, según el cálculo realizado la utilidad obtenida fue de 1 peso por cada vela es decir que si son 5 el número de velas que son producidas, la utilidad semanal será de $5 pesos.

¿Recuerdan que les mencioné que la utilidad puede ser utilizada en inversión?

Esta puede ser en Mobiliario y equipo, mejora de la calidad en la materia prima utilizada siendo el caso de “bienes tangibles” porque existe también la posibilidad de invertir en bienes “no tangibles” Por ejemplo:

Si la utilidad semanal es de $5 pesos, podemos enviar gratis al consumidor la última vela que este adquiera, algo así como un regalo, con el único fin de mantenerle en constante interacción compra-venta entre él y nuestra empresa. Esto sin afectar de manera drástica el monto de utilidad que obtuvimos.

A esto se le llama “Plusvalía del Consumidor”.

La Plusvalía del Consumidor no es más que una especie de Inversión Indirecta al consumidor, que generalmente son beneficios que se le otorgan al cliente, como lo son: envíos gratis, descuentos y créditos de compra, entre otros. Esto con el fin de asegurar por un tiempo más prolongado la cartera de clientes con que se cuenta.

Es por ello que, aunque tú en realidad nisiquiera lo percibas, aquellas empresas a las que con frecuencia asistes a consumir sus insumos ya sea por necesidad, o simplemente por una preferencia meramente placentera, están constantemente invirtiendo en ti con el propósito de que no los dejes solos.

¡Siéntete importante pues!

Francisco Ulibarri / En Curva / San Luis Potosí, S.L.P.