Minuto a Minuto

El Peso de la Ley Contra Establecimientos que Vendan Bebidas Adulteradas: Coepris

Para evitar riesgos a la salud de la población por consumo de bebidas alcohólicas de mala calidad o adulteradas, la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios realiza el “Programa de Vigilancia y Control Sanitario en la Elaboración y Venta de Bebidas Alcohólicas”.

El doctor Carlos Aguilar Acosta, Comisionado de la Coepris, dijo que el programa comprende visitas sanitarias a establecimientos dedicados a la elaboración de bebidas alcohólicas así como aquellos que expenden el producto tal es el caso de restaurantes, bares, restaurantes-bar y centros nocturnos.

“Se realizan muestreos del producto, se observa la infraestructura del lugar, medidas sanitarias, la autenticidad de los productos, así como la no venta a menores de edad en base a la NOM 142-SSA1/SCFI-2014 “Bebidas Alcohólicas, Especificaciones Sanitarias y Etiquetado”, explicó Carlos Aguilar Acosta.

Agregó que estos operativos se realizan en coordinación la Dirección de Gobernación, y los expendedores deben demostrar la autenticidad de sus productos a través de registros, facturas, documentación de entrada y salida de materias primas, inventarios y movimientos de producto terminado y en proceso, etiquetado, marbetes, sellos de garantía, no venta a menores de edad, así como la infraestructura del lugar y condiciones sanitarias.

El Comisionado de Coepris dijo que además se muestrean productos a fin de determinar el porcentaje de alcohol en volumen y metanol mediante técnicas volumétricas y de cromatografía de gases a fin de determinar que no se encuentre el producto adulterado.

Agregó que este año se han realizado 37 verificaciones sanitarias además de 19 muestreos del producto; de igual forma, se han realizado operativos conjuntos donde cada institución revisa a los establecimientos en su competencia.

La Secretaría de Salud recomienda a la población que al momento de adquirir el producto observe que la tapa de la botella no gire ni escurra el contenido, revisar los hologramas, comparar con otras botellas que el llenado sea exactamente el mismo, que los membretes y etiquetas están bien pegados y no se desprendan fácilmente, que no contenga etiquetas sobrepuestas a otras, en consumo por copeo solicitar que la bebida alcohólica se sirva a la vista y finalmente adquirir los productos en lugares formalmente establecidos y nunca en puestos ambulantes.