Minuto a Minuto

Y no fueron felices para…

“Sabia virtud de conocer el tiempo,

A tiempo amar y desatarse a tiempo…”

Me da como siempre, mucho gusto saludarte estimado lector, el tema que quise exponer esta vez viene al caso con una fecha que se acerca: el día del amor y de la amistad.

Una fecha que, en mi humilde manera de ver las cosas, es para conmemorar que tenemos amistades valiosas de cada día del año, de toda una vida; o un amor que hemos encontrado para compartirnos.

Pero.. ¿Qué pasa cuando no hay amor/pareja que festeje ese día con flores y chocolates y cena con velitas para dos? Pues, muchas personas se agüitan de una manera atroz.

La sociedad, la cultura nos ha hecho creer que sin una pareja con nosotros estamos “incompletos” , nada más lejano. También nos han vendido que en la vida hay “amores de vida” y tampoco, no nacimos pegados con nadie. El único amor de la vida tuyo, de tu pareja, ex pareja, mío etc. debemos ser nosotros mismos, nadie da lo que no tiene.

Por lo general ,solemos poner,  expectativas de bienestar, felicidad, crecimiento personal en el otro; y cuando el otro decide, porque se le da la gana, porque ya encontró a otra persona, porque la relación se desgastó hasta terminar en cero grados, marcharse, entonces viene pues la gran tragedia . Yo creo que eso de que “para toda la vida” es una falacia, el amor no es cubrir ni velar expectativas ajenas y nada, ni la vida misma dura para siempre.

¿Qué pasa cuando se termina una relación?

Pues obviamente te sentirás triste y deberás pasar por varios pasos para que cuando voltees para atrás, puedas ver que, ese “fracaso” no era tal, al contrario, a veces se gana perdiendo.

Lo más importante que podemos hacer cuando esa relación se termina, esa persona ya no está es conservar algo que no se pierde jamás por nada ni por nadie: la dignidad.

¿Cómo hacerlo? Cómo conservar tu amor propio? Es el único que te tiene que importar salvar, el otro ya es harina de otro costal.

1.- La resistencia: no aceptar que no puedes controlar algo que sale de tus manos y que son los sentimientos y los proyectos ajenos. Acepta la realidad y con eso te ahorraras muchas horas de desgaste inútil con los típicos “Si hubiese” “ A lo mejor! No, ya no estés en esas cavilaciones del pasado. Deja que los muertos entierren a sus propios muertos.

2.- No ruegues y aguantes: QUIERETE . Cuando una persona quiere estar con otra, no hay nada que la detenga, cuando se quiere ir, no hay nada que la detenga.

3.- Ocúpate de ti: Re toma lo que quizá dejaste para dedicarle todo tu tiempo a la relación que se terminó, pueden ser tus amistades, un deporte, tu tiempo, tu libertad, ama tu espacio, el tuyo.

4.- Olvida estar preguntando qué hace , a dónde va, con quién la persona que se fue, eso NO es tu problema. Mucho menos estés abriendo redes sociales ajenas, o mandando pedradas por medio de posts que lo único que te roban es el nivel con el que te mereces salir adelante creciendo como persona.

5.- La gratitud es el antídoto vital contra el resentimiento. Da las gracias por lo bueno y también por lo malo, porque a fin de cuentas todo resulta en algo: aprender; y cuando se aprende, se crece, se madura y se estabiliza en armonía lo que es para ti. Suelta lo que no fue, para  poder tomar lo que sí es, al tiempo y verás que será mucho mejor.

Celebra que tienes amigos con los que llorar tus penas de amores, que terminaras riéndote de tu hoy drama y que serás alguien que se sienta orgulloso de sí mismo por no seguir lo cánones sociales.

Feliz día querido amigo y no te azotes si esa relación se fue, que no hay mal que dure cien años…