Minuto a Minuto

De Milpillas Solo se Acuerdan Cuando Necesitan Votos

En sus calles de terracería pareciera que el tiempo no pasa, el desarrollo no ha llegado y según el INEGI, en Milpillas hay 422 viviendas, de ellas, el 86.94% cuentan con electricidad, el 54.30% tienen agua entubada, el 70.03% tiene excusado o sanitario, el 77,45% radio, el 84.57% televisión, el 48.66% refrigerador, el 40.06% lavadora, el 43.62% automóvil, el 1.78% una computadora personal, el 1.19% teléfono fijo, el 51.34% teléfono celular y el 0.89% Internet.

La falta de servicios, de agua potable, calles sin pavimentar, de transporte y de salud, hacen que Milpillas sea una comunidad sumergida en el abandono a pesar de su cercanía con la Capital potosina.

Pero los vecinos aclaran que no siempre es así, porque Milpillas se convierte en una comunidad llena de oportunidades para muchos, excepto para sus habitantes, cuando se acercan los tiempos electorales.

“Nos prometieron que iban a venir para arreglar lo que necesitáramos, por ejemplo, quien no tuviera modo para un cuarto lo podría hacer, pero ya no volvieron… Y prometen cosas cuando va a llegar el voto”.

“Se necesita que arreglen calles. Una vez les pedimos una clínica donde estuviera un doctor de planta, porque a veces no tenemos como irnos a San Luis”, platica David Arias, habitante de Milpillas.

Catalina Ramírez, cuenta que tiene más de 20 años viviendo en la calle Vicente Guerrero, de esta comunidad tan cercana al periférico de la capital potosina.

Y es en este lugar donde las mismas promesas llegan acompañadas con nuevos rostros, de diputados, alcaldes y demás, a quienes se les conoce como candidatos “que pasan por aquí, pero después se olvidan. Es lo de siempre”.

“Las calles están mal… y pues a veces hay agua y a veces no hay. Dicen que van a componer, y vienen, pero pues mira, ni componen. No se ha hecho nada y así está de polvosa”, comenta doña Catalina.

El rezago social de esta comunidad está clasificado como medio y el grado de marginación es alto, de acuerdo a formularios de la Secretaría de Desarrollo Social y en 2010, en este lugar vivían poco más de mil 500 personas.

De Milpillas solo se acuerdan cuando necesitan votos. Ni hablar.