Minuto a Minuto

Ya falta menos

La verdad de perogrullo establece que chango viejo no aprende maroma nueva, la referencia a la resistencia de los primates para aprender suertes nuevas cuando tienen determinada edad, es una analogía jocosa en referencia a las múltiples formas en que los seres humanos manifestamos nuestros temores para salir del área de confort o bien dejar de hacer las cosas que de manera cotidiana y por costumbre realizamos aún y cuando de manera consiente estemos enterados de que las cosas no están bien, es decir, sé que estoy mal pero tampoco me atrevo a hacerlo diferente porque temo a lo desconocido.

Un amigo apreciado me comentó que los periodistas y columnistas de gran prestigio suelen establecer con absoluta precisión cuando algún obús tiene dedicatoria especial, la verdad es que el comentario fue muy bien recibido y mejor procesado y como estoy cierto de que esta humilde colaboración eso es, una sencilla oportunidad de expresión y por el absoluto respeto y admiración que tengo hacia periodistas y líderes de opinión, es que no acostumbro realizar alusiones personales.

Aclarado lo anterior y después de bordear el tema, con todo el respeto que me merecen nuestros ancestros primitivos, debo manifestar mi recurrente sentir de repudio a la peor legislatura de que se tenga memoria y a la vez me llena de esperanza el saber que ya faltan menos días para que se vayan, no realizaré el despropósito de comparar a los simpáticos changos con primates mucho más primitivos porque la verdad no lo merecen, además que afortunadamente no son todos y los que saben que son la excepción son en verdad honorables, los otros si saben quiénes son, pero ya no tiene sentido ni vale la pena mencionarlos, esos primates ni para dar maromas.

Están por terminar los tres años de mayor escándalo para una función que merecía la mayor de las atenciones, los entes legislativos bajo ninguna perspectiva son fáciles de entender y mucho menos de operar, la cantidad de intereses políticos que confluyen ante ese poder lo vuelven blanco fácil de advenedizos o peor aún, depósito de los más perversos intereses de algunos profesionales de la política, ser legislador implica más que levantar un dedo, recibir y regresar mentadas de madre, servir de testaferro, sicario, promotor de imagen, gerente de dadivas, es más, suponiendo sin conceder que alguno de los primitivos de marras realmente se enfocara en su función principal que es la de legislar aun así quedarían debiendo.

La labor legislativa no solo se concentra en elaborar leyes o reformar las actuales, se trata de autorizar cada año leyes de ingresos así como presupuestos de egresos, buscando los equilibrios entre lo que se pretende recaudar y la pertinencia del gasto propuesto por las autoridades correspondientes, además de considerar y en su caso ratificar los nombramientos de funcionarios que habrán de desempeñar algún cargo de contención política, supervisión o vigilancia, en pocas palabras ser un contrapeso contra los excesos de los dos poderes restantes, por supuesto que dadas las condiciones de pluralidad partidista y política esa labor parece por demás complicada, pero nadie pide actos heroicos, lo mínimo es un poco de decencia, congruencia y sentido común, algo de lo que adolecen muchos de los actuales por desgracia.

La agenda electoral ya se encuentra en marcha, ahora les toca a los partidos políticos no volver a cometer los errores del pasado en la selección de candidatos, San Luis ya no merece más ecuaciones corruptas, el filtro interno debe definir perfiles que cumplan a cabalidad con tres características indispensables, Compromiso, primero y al final con la ciudadanía y sus problemas, Trabajo, una verdadera mística de entrega laboral donde el trabajo determine el punto de arranque y la culminación de cada jornada y Expertis, la improvisación o la simple simpatía ya no es suficiente para resolver la compleja problemática social, económica y de seguridad que vive el Estado, hay que tener personajes honestos, probos, pero también profesionales, las precampañas empiezan y es el momento de empezar a buscar a los idóneos.

HUITZI ORTEGA PÉREZ / Tepantlahtoani / San Luis Potosí, S.L.P. / Enero 16 de 2018.