Minuto a Minuto

Desaparece de manera sorprendente la intensidad de las famosas Cascadas de Agua Azul en Chiapas

De manera sorprendente desaparecen las Cascadas de Agua Azul, un fenómeno nunca antes visto en Chiapas, y aunque existen versiones en el sentido de que se debe a la deforestación de la zona, sobresale la hipótesis de que es una de las secuelas del sismo del 7 de septiembre, que probablemente provocó la fractura de rocas tectónicas y por ende se filtra el agua al subsuelo. No hay riesgos para la población, anuncian autoridades y tampoco afectará al turismo.

Las Cascadas de Agua Azul se localizan en el municipio de Tumbalá, próximas a la carretera Ocosingo y Palenque y es uno de los sitios más visitados en Chiapas, pero hoy las incomparables aguas de este centro ecoturístico pierden el bello color al desaparecer de manera rápida la intensidad de este lugar.

Habitantes de las comunidades cercanas del centro ecoturístico narraron que se llevaron la triste sorpresa de sus vidas al llegar a las impactantes aguas del balneario y ver las condiciones en que se encontraban y no podían creerlo. “Las Cascadas de Agua Azul se fueron secando en cuestiones de horas hasta llegar a un nivel muy bajo. No sabemos el motivo del cambio que tuvo una de las maravilla naturales que identifica el Estado de Chiapas”, dijeron.

La Comisión Nacional del Agua, la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas y la Secretaría de Protección Civil aseguraron en conferencia de prensa que la corriente de las Cascadas de Agua Azul no fue desviada por alguna acción del hombre, el flujo sigue, solo que ahora con mayor intensidad en el lado izquierdo del cauce.

Los funcionarios aseguraron que se realizará un estudio sobre el río que forman las Cascas de Agua Azul para conocer la razón por la que flujo se desvió hacia el lado izquierdo. Las hipótesis que se tienen es que puede haber una fractura en la roca caliza como consecuencia del terremoto del pasado 7 de septiembre de 8.2 grados que provoca una filtración de agua al subsuelo. Sin embargo, también se dice que una de ls causas es la grave deforestación de la zona.

Para los habitantes que conocen el fluir de estas aguas en la reserva natural y zonas cercanas esto resulta inédito, porque por primera ocasión se vive este fenómeno y estiman que no debería pasar, porque es temporadas de lluvias y por lo consiguiente su nivel sería más alto.

El área de estudio será en dos mil 580 hectáreas que se ubican en los municipios de Tumbalá, Salto de Agua y Chilón y este fenómeno no pone en riesgo a la población.

El Secretario de Protección Civil de Chiapas, aseguró que este fenómeno que ocurrió en Agua Azul no pone en riesgo a la población y afirmó que cuentan con infraestructura para atender el turismo en la zona y que los visitantes no tienen problema para visitar la zona. Esta zona turística posee las terrazas más altas y las vistas más espectaculares en Chiapas, a decir de sus habitantes.

El titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Adrián Méndez Barrera, estimó que posiblemente la semana entrante se sepa la causa exacta y consideró que se presume que la falta de captación pluvial, por deforestación, en los alrededores de Agua Azul han ocasionado que los ríos tributarios disminuyan sus cauces, aportando menores cantidades de agua a la zona.

“Una vez que el agua llega a estas cascadas se bifurca. Si tenemos un volumen reducido de agua, esta bifurcación se va hacia los niveles de la cascada más bajos; es decir, que hay distintas terrazas. La zona turística tiene terrazas más altas y las del margen izquierdo tiene el nivel bajo, entonces el cauce siendo poco se dirige al sitio más bajo, el menos turístico”, señaló Méndez Barrera.