Minuto a Minuto

María arrasa Puerto Rico, tras sumar nueve muertos en el Caribe

  • El huracán causa graves inundaciones y deja sin electricidad a toda la isla.

La violenta irrupción de María en Yabucoa, al sur de la isla, a primera hora de este miércoles, confirmó que las autoridades de Puerto Rico no habían exagerado en su sonora llamada a la evacuación de sus ciudadanos. Con vientos de hasta 250 kilómetros por hora y con la previsión de causar graves inundaciones, una de las grandes preocupaciones, el huracán llegó con categoría 4, un escalón por debajo de la máxima fuerza con la que había abandonado las Islas Vírgenes.

Aunque la diferencia no evitó que Puerto Rico afrontara la peor tormenta en 90 años, ni que en unas horas todo el país se hubiera quedado sin corriente eléctrica, según informó su gobernador, Ricardo Rosselló, hasta ayer, el fatal recorrido de María por el Caribe dejaba oficialmente nueve muertos, siete en Dominica y dos en Guadalupe.

Puerto Rico no tuvo la misma suerte este miércoles que cuando recibió las visitas de Harvey e Irma, cuyo impacto, finalmente sólo parcial, dejó menos efectos que los esperados. María tuvo menos compasión durante las diez horas que tardó en recorrer la isla de sur a norte. El ojo del huracán llegó a pasar a cuarenta kilómetros de la capital, San Juan de Puerto Rico, donde sus más de 400.000 habitantes habían buscado la mejor protección posible.

Para toda la isla, que suma casi tres millones y medio de personas, las autoridades habían adecuado refugios para una capacidad mínima para 68.000, con una previsión de alcanzar los 133.000 en el caso de máxima emergencia. En declaraciones televisivas, a medida que seguía los acontecimientos, el gobernador reconocía que «la isla está menos preparada que para recibir a Irma, ya que se trata del segundo huracán en dos semanas, que además es más devastador que el primero». Y se preguntaba: «¿Quién sabe el daño que nos va a causar?».

Durante todo el día, largo y duro para los portorriqueños, María fue dando la respuesta. Además de la destrucción de numerosas casas causada por sus fuertes vientos, la elevada descarga de agua, con una previsión oficial de hasta medio litro de altura, provocó graves inundaciones, el principal de los temores para el gobernador de la isla, dada la dificultad de controlarlas. Calles convertidas en ríos, docenas de coches anegados… Las primeras imágenes que podían verse en las redes sociales apuntaban a cuantiosos daños materiales y hacían temer por desgracias personales.

Precisamente este miércoles, las autoridades de pequeñas islas del Caribe por donde había discurrido María con su devastadora categoría 5, confirmaron los primeros fallecidos. En la isla de Dominica, su primer ministro, que había tenido que ser rescatado de su propia casa, inundada y sin techo, informó oficialmente de siete víctimas. Aunque reconocía que se esperaba que la relación de muertes aumentase, dada la enorme destrucción producida en las viviendas, como mostraban las imágenes tomadas desde el aire. Todavía este miércoles no se había producido el restablecimiento de las comunicaciones ni de la energía eléctrica.

En la isla francesa de Guadalupe, con Saintes como zona más afectada, además de las dos personas dadas por fallecidas oficialmente, había otras dos desaparecidas. El 40% de los hogares carecía de electricidad, mientras que una cuarta parte no podía comunicarse por telefonía fija.

Afortunadamente, la dirección de María ha cambiado, y su paso por tierra firme será estos días menor que el previsto inicialmente. Además, irá perdiendo fuerza. El estadounidense Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami, prevé que el huracán alcance este jueves, ya con categoría 3, el noroeste de la República Dominicana. Este jueves llegará a las islas Turcas y Caicos, y el sábado al sur de las Bahamas.