Minuto a Minuto

El frente de frente

Resulta paradójico escuchar de quienes presumen ser liberales, aseverar que un acuerdo entre el PAN y cualquier otro instituto político es una aberración casi en términos de abominación perversa y maldita, ¿por qué?, porque no se deben mezclar el agua y el aceite, eso argumentan normalmente, de ahí se sueltan los dogmáticos partidistas sobre todo los de veta jurásica a soltar cualquier cantidad de frases en carácter de descalificación para destruir tan mal intencionados intereses.

En el milenio de los derechos humanos deviene en contradictorio que quien siempre se vanagloria de vanguardista recurra a un argumento tan arcaico, hablar de izquierda, derecha, es como hablar de liberales y conservadores, tirios y troyanos, escribas y fariseos, etcétera, hoy en día las diferencias ideológicas se vencen con coincidencias lógicas, si el motivo y las circunstancias tienen un sentido positivo por supuesto que son bienvenidas.

El Convenio de Constitución del Frente Ciudadano por México, que celebraron el 5 de septiembre el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, en sustento con la garantía de asociación que consagra el artículo 9º de la Carta Magna, y los relativos a la conformación de frentes previstos en los numerales 85, 86 y demás relativos de la Ley General de Partidos Políticos, generó desde el momento mismo de signar el documento y la posterior presentación al INE hasta la fecha, todo tipo de posicionamientos mediáticos.

Los sedicentes izquierdas, chairos en la chacota viral, de inmediato se alteraron diciendo que era una maniobra sinvergüenza para descarrilar el proyecto de Andrés Manuel López Obrador, porque ahora sí ganará la elección, que no ganó ya antes y hasta tuvo un gobierno legítimo?, es pregunta, en fin por ese lado las cosas así, por el lado de los centro izquierda, o centro, otrora invencible o el partido institucional, ellos se decantan por descalificar en base a las ideologías que les parecen incompatibles y por consecuencia irreconciliables y hasta de imposible aproximación, el caso es que el documento ya está ahí y el trabajo para materializarlo resultará lo interesante de observar.

Por lo pronto esta fórmula ya fue probada en años anteriores muy recientes y aunque este frente “aún” no establece propiamente una alianza electoral ya movió el mapa que todos los actores políticos vigilan con ilusión todos los días, el documento de marras es un breve ensayo político con tamiz aspiracional que retrata anhelos que pueden o no concordar con las plataformas doctrinales de cada instituto político, lo que si es cierto es que plasma inquietudes y esboza trazos muy claros de reclamos sociales que desde hace algunos años resuenan.

En el apartado que denominaron “CAUSAS” en el primer párrafo establecieron lo siguiente: “Quienes conformamos este frente no vemos el futuro de México con resignación, ni estamos dispuestos a renunciar a nuestra responsabilidad de participar en la construcción de alternativas para el País. Partimos de tres premisas básicas: ni la corrupción es cultural, ni la desigualdad es natural, ni la violencia es inevitable. Para nosotros la responsabilidad del gobierno no es administrar la crisis. No apostamos por un cambio de partido en el poder ni de personas en los cargos. Nos unen causas y el propósito de construir un nuevo régimen. Nuestra prioridad es erradicar la impunidad, crear condiciones para que a los honestos les vaya bien, a los corruptos mal y para que todos tengamos una vida digna y con plena seguridad jurídica, personal y patrimonial.”

La redacción revela sin duda la personalidad pública de cada partido político, aún y cuando por motivos de contenido los matices ideológicos son casi imperceptibles, si se alcanza a apreciar de manera muy tenue diferendos en igualdad y los valores con carga humanista, ello no obsta para colocar encima las premisas fundamentales de corrupción y exterminio de la impunidad, es decir son las piedras de toque, muy seguramente sobre la marcha y con las agendas de cada instituto existirá divergencia en temas que son precisamente los que le dan sustento a la ideología partidista, pero si los liderazgos logran seguir transitando en esa tesitura, probablemente seamos testigos de una nueva forma de hacer política con agendas en paralelo que puedan coexistir sin mayor problema; tiempo al tiempo.

HUITZI ORTEGA PÉREZ / Tepantlahtoani / San Luis Potosí, S.L.P. / Septiembre 12 de 2017.