Minuto a Minuto

¿Cuántas veces descalificamos la Palabra de Dios para crear un dios a nuestra medida?

A veces realizamos nuestras tareas por obligación, porque no tenemos otra salida, porque no hemos encontrado algo mejor. Entonces, simplemente toleramos lo que nos toca realizar. Otras veces comparamos nuestras tareas con las que realizan otras personas, y entonces nos parece que lo que hacemos tiene poco valor. Eso nos hace daño, porque convierte nuestra actividad en un tiempo vacío, sin Espíritu, sin motivación, sin ninguna esperanza de mejorar o de cambiar, un tiempo que esperamos que pase, y que soportamos.

Ese tiempo vacío es uno de esos infiernitos que tanto daño nos hace y que no le agradan a Dios, Es como si ese tiempo no nos sirviera para nada, y simplemente deseamos que se termine para poder hacer algo que valga la pena, es en esos momentos en que dejamos de tener fe y dejamos de construir pedazos de cielo durante nuestro tiempo vacío. ¿Qué tan dispuestos a cambiar hemos estado nosotros cuando escuchamos la Palabra de Dios? Si pensamos que escuchar su Palabra es algo “bonito”, como “dulces consejos para el alma”… estamos muy equivocados. Jesús ha venido a traer fuego para que nuestros corazones ardan y puedan ser expulsados esos “demonios” que tanto dividen nuestro pensamiento y nuestro corazón.

¿Cuántas veces descalificamos la palabra de Dios porque nos incomoda? Y Preferimos un dios “a nuestra medida”, que nos hable de cosas que no inquieten, que no impliquen compromiso o cambio de nuestro modo de vida. Jesús ha venido a nuestras vidas a traer el Espíritu, la motivación, le justificante  de nuestros actos y qué bueno sería que ardiera en todos nuestros corazones En este momento, pidamos al Señor, que aumente nuestra fe y seamos agradecidos por todo lo que nos da día a día.

Con ese Espíritu, con esa motivación, con ese justificante de nuestros actos lograremos que ese tiempo que sentimos que no nos sirve para nada no pase en vano para aprovecharlo en hacer la tarea que nos toca hacer, si nos toca hacer esa tarea, pues hombre, hagámosla con ganas, ofreciéndola a Dios, encontrándole alguna belleza. Si no lo logramos, pidámosle al Espíritu Santo que se haga presente en medio de ese trabajo, y nos ayude a vivirlo como un servicio. Creando en ellos pedacitos de cielo para mejorar, hay miles de maneras de servir a Dios y a los demás. Ese trabajo también es un servicio que puede ayudarnos a que nos sintamos agradecidos porque podemos prestar ese servicio, porque podemos hacer algo con nuestro tiempo, nuestro cuerpo y con nuestras capacidades, habilidades y destrezas.

Ese tiempo vacío es uno de esos infiernitos que tanto daño nos hace y que no le agradan a Dios, La buena conversación es todo un arte que no es muy valorado por muchos porque no hay una tendencia a cuidar cuánto, cómo y de qué hablar cuando se está en compañía de alguien; damos por sentado la presencia de los demás y descuidamos el tiempo que pasamos con ellos. Igual nos pasa con dios, damos por sentado la presencia de él en nuestra vida ya hasta queremos que piense como nosotros y apruebe lo que hacemos sin fijarnos siquiera si está o no contemplado en el catecismo católico eso que queremos hacer y queremos que Dios apruebe a nuestra medida. La buena charla es resultado de dejarnos llevar, de dejarnos ser quienes somos e interesarnos por conocer un poquito más de la persona que nos acompaña, ya seas ti o Dios, y no tiene que ser un gran amigo para que nos deje un experiencia rica; no sabemos cuánto nos puede sorprender escuchar a los demás y la cantidad de aprendizaje que puede venir entre sus palabras.

Saber conversar también nos es de gran ayuda para mantener a aquellos más queridos cerca de nosotros, y a conservar y profundizar la intimidad de la relación que tenemos con ellos, porque la plática nos provoca mirarnos a los ojos, a veces nos provoca abrazarnos, tomarnos de las manos o limpiar la lágrima del otro. ¿Cuántas veces descalificamos la palabra de dios para crear un dios a nuestra medida? La respuesta a esta pregunta es por demás interesante, veamos porque.

El pecado es definido por el Santo Juan Pablo II como un acto de desobediencia, como la no- semejanza, como rechazo de Dios y de su plan y fundamentalmente como ruptura. “El pecado provoca la ruptura de la unidad originaria, de la que gozaba el hombre en. el estado de justicia original: la unión con Dios como fuente de la unidad interior de su propio «yo», en la recíproca relación entre el hombre y la mujer («communio personarum»), y, por último, en relación con el mundo exterior, con la naturaleza” El dato del pecado original nos da la clave para comprender la situación del ser humano tal y como lo conocemos. El hombre ha roto con Dios al desobedecer su mandato.

Luego entonces que pasa cuando rompes con alguien una buena comunicación, pues comienzas a hacer barbaridad y media, veamos por qué. El dato del pecado original nos da la clave para comprender la situación del ser humano tal y como lo conocemos. El hombre ha roto con Dios al desobedecer su mandato. ¿Quién es Dios entonces? El Dios Hada Madrina, El Dios Cruel, El Dios Mendigo, El Dios Burócrata, El Dios genio de la lámpara de Aladino, o “Dios light”… Sin querer todos hemos comprado los “Dioses” que vende el relativismo de la vida moderna. Normalmente, más de uno; al reflexionar de camino a la casa de un Padre amoroso que nos espera con brazos abiertos, me pregunto ¿Quién es Dios entonces? Es acaso “Un Dios a mi Medida” o es un Dios a tu medida. Luego de las siguientes reflexiones, creo que cuando digo “creo en un solo Dios” y “hágase tu voluntad” difícilmente pasarán desapercibidos de aquí en adelante en nuestras oraciones.

Seguimos ahora con el análisis de las reflexiones Dios a mi medida” o “Dios a tu medida”, para vincular los  pensamientos que no son los de Dios, sino de los hombres! y luego ver como el hombre ha roto con Dios al desobedecer su mandato mediante el pecado, definido por el Santo Juan Pablo II como un acto de desobediencia, como la no-semejanza, como rechazo de Dios y de su plan, y fundamentalmente como ruptura, por lo tanto partiremos de que el hombre ha roto con Dios al desobedecer su mandato.

Tomo el análisis de  “Dios a mi medida” o “Dios a tu medida”, de que trata esta reflexión, mira en una ocasión estaba yo haciendo una reflexión sobre el Credo, y cuando dije –Creemos en un solo Dios- me quede pensando en que quizás no es cierto, ¿Cómo que creemos en un solo Dios? Si hoy por hoy me encuentro con una cantidad de gente que cree lo que quiere, no existe un solo Dios, nos hemos inventado 10 dioses diferentes, hay quien dice, que Dios todo lo pasa, que Dios todo lo perdona, que Dios es bonachón, que a Dios no le importa nada, hay quien dice que Dios es terrible, que nada detrás de nosotros viendo a quien castiga, invento el infierno, hay quien dice que Dios no te hace caso por más que haz rezado y le has pedido, no te oye, hay quien dice que Dios, etc, etc.

Entonces ¿Qué significa creemos en un solo Dios? ¿Cuántas veces descalificamos la palabra de dios para crear un dios a nuestra medida? Hemos inventado una cantidad de dioses. Igualmente después estaba yo rezando el Padre Nuestro y cuando digo -hágase tu voluntad-, me quedo yo pensando, ¿Realmente sabemos cuál es la voluntad de Dios? Veamos unos ejemplos. A mí me ha tocado escuchar a algunas personas que dicen –padre, lleve a mi hija de 17 años, 18 años a abortar-, la verdad es que delante de Dios creo que fue lo mejor, porque si no, iba a perder la carrera, la universidad, el colegio, etc, delante de Dios, en conciencia hice bien.

Estoy tomando preservativos, porque delante de Dios, en conciencia y delante de Dios lo hice, necesito cuidarme de un embarazo. Tengo a mi abuelito ya en cama, muriéndose, gasta medicinas, y no habla, tiene 95 años, me propusieron ya desconectarlo del tanque de oxígeno que tiene ahí, o cambiárselo por uno de gas, y pos este y en conciencia? En conciencia y delante de Dios lo hice. Pos total que la voluntad de Dios es todo y cada quien haga lo que les dé la gana y después todos rezamos felices hágase su voluntad. Entonces decidí hacer esta reflexión, que trata sobre los diversos dioses que nos hemos inventado, y al final concluiremos con el verdadero Dios, el Dios que nos presentó Jesucristo, que nos hace ser felices al estar en gracia sin más preámbulos:

El primer Dios que hemos creado a nuestra medida es El Dios Hada Madrina. ¿Cuál es este Dios hada madrina? Es este especie de Dios Mago, ¿porque mago? Imagínense, hay gentes que le piden muchísimo a Dios, que llueva, que se arregle la crisis, que funcione mi negocio, que encuentre novia, hay señoras que voltean a su San Antonio, porque la hija no sale ni en barata, y entonces hay lo voltean, etc, ustedes creen que Dios puede hacer caso a esas cosas, sería un Dos injusto, porque unos si se casan, otros no, llueve aquí, allá no llueve, imagínense a Dios haciendo de todo.

Me tocó ver una película, que se llama Un día como Dios con Jim Carry, entonces Dios se dedica a concederse todos placeres que quiere, nomás que Jim Carry hace una cantidad de tonterías, bueno está bien para reírse uno un rato, pero Dios no puede hacer un hada madrina o un mago,  hay una cantidad de advocaciones y de estampitas y reliquias,  de la virgen, de los santos, etc, etc, pero cuando uno oye a la gente, mira, no le reces a la de Fátima, porque esa no funciona, no, mejor Guadalupe, esa es rete milagrosa, hay gente que le pide a la santísima virgen de Guadalupe y no le concede nada, por qué? Porque a lo mejor no te conviene ¿y tú que santo tienes? A san Antonio, nombre no ese no sirve, agárrate de don San Benito. ¿Pero cómo?, mira  en primer lugar el que hace los milagros, el que hace las cosas es Dios nuestro Señor, pero en segundo lugar, tampoco podemos decir éste no sirve, este si sirve, hay gente que te regala una reliquia, un pedacito de tela, de no sé qué Santo y te dice esto sirve para el mal de ojo, quita los malos espíritus, te da toda una receta y una lista de cosas para las que sirven.

El segundo Dios que hemos creado a nuestra medida es El Dios Cruel, así como el hada madrina, pero ahora al revés, el Dios madrastra empeñado en fastidiar, ante el dolor algunos dejan de creer, pero ¿Sabes porque? Porque no conocían al verdadero Dios; a veces tenemos culpa los papás, porque les decimos a los niños pórtate bien o el Niño Jesús ya no te va a querer, lo peor que puedes hacer es enseñarle esto a tu hijo, estas presentándole un Dios de los de “a que te agarro”, ese Dios cruel que parece que está siempre atrás de la equinita viendo a ver quién hace algo mal para pegarle un manazo, el que echa a perder tus planes, todos los castigos y todos los sufrimientos son castigos y pruebas tremendas de Dios.

Fíjense lo que dice el Evangelio, uno le pregunto a Cristo ¿Quién pecó, este o tus padres? Y para que naciera ciego, Cristo le dice, ni él ni tus padres, es para la gloria de Dios, además, si Dios se dedicara a castigar las cosas malas que hacemos, ¿Por qué le fue tan bien a Hitler, a Stalin, a Lenin?, causaron un desastre a nivel mundial y no parecía haber algún castigo por ninguna parte, Stalin murió en el poder a los 60, 70  años de vida, no quiero decir nombres de los que están vivos, pero hay dictadores que llevan 70, 80 años de dictadores que han vivido como les ha dado la gana, han causado una cantidad de mal y Dios no los castiga, cumplen 80 años y después se van felices.

El Tercer Dios que hemos creado a nuestra medida es El Dios Mendigo. Ese es muy triste, el Dios Mendigo, es el Dios de aquellos que se han inventado aquellos que piensan que con Dios se trata de cumplir, en lugar de ir a arrancarle a Dios, todas sus gracias todo su amor para beneficiarnos, creemos que nosotros le hacemos un favor a Dios, voy a misa, a cumplir. Cuando tu amas a Cristo, y tienes boda el sábado, que maravilla, no tenía pensado venir a misa el sábado, vengo, comulgo, participo, oigo las lecturas, mañana es domingo, vuelvo a comulgar, a esta persona ha entendido su fe. Has creado un Dios mendigo, no es Dios que necesite de ti, sino tú de Dios, si supieras quien es el que te pide de beber, tú le pedirías a él y él te daría agua viva, que maravilla aquellos que comulgan diario.

¿Porque la gente no va a misa todos los días? O por lo menos a comulgar, no es obligatorio y no es un pecado no ir, por favor, pero mi pregunta es realmente, ¿tú crees que realmente Dios, el creador del universo, Jesucristo nuestro Señor está en un pan? Porque no comulgas todos los días, nuestra fe es de este tamaño, así de chiquita, los que viven cerca de una iglesia, los que saben cuándo hay misa no les voy a decir que a partir de mañana todo el mundo a misa, todos los días, no, por lo menos ponte el propósito de ir a misa todos domingos o si vas los sábados por la tarde y otro día entre semana, aunque sea solo a comulgar, el sábado y el domingo lo haces por precepto, el miércoles, el jueves, el viernes, el día que puedas, lo haces porque quieres, porque amas. Al final concluiremos con el verdadero Dios, el Dios que nos presentó Jesucristo, que nos hace ser felices al estar en Gracia. Disfruta la vida y no dejes que se vaya la felicidad, mira,  la felicidad es una cosa distinta para cada persona.

Hoy en día la sentencia del matrimonio católico que reza: ‘Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre’, debería reformarse a: ‘Lo que Dios ha unido, que no lo separe Facebook’, pues es la causa de uno de cada cinco matrimonios que se deshacen en el mundo. Ya no es ‘incompatibilidad de caracteres’ la excusa perfecta de las parejas para separarse, según sicólogos la palabra Facebook es la más recurrente a la hora de dar un motivo para divorciarse. “Si te dice que ya no hay magia en una relación es porque ya le están haciendo trucos con otra varita”.  QFB. Fernando de la Fuente García ¿Cuántas veces descalificamos la palabra de dios para crear un dios a nuestra medida?

El pecado te dominará por querer un dios a tu medida. La infidelidad es uno de los factores de divorcio al que se agregan situaciones con problemas económicos, incluso en México ya hay un 19% menos de matrimonios y se aumentó en 24% los casos de divorcio; mira, convives con las debilidades de tu jefe porque es el que te paga, con tus compañeros de trabajo, porque no depende de ti correrlos, sacarlos de tu ámbito vital, porque con ellos si se puede, porque hay una motivación económica, porque hay una motivación social, cuantos compañeros de partido se hacen en la política con los cuales no concuerdas por ningún motivo, pero no se te ocurra hablar porque vas para afuera, ¿así que resulta que política, dinero, sociedad, son más fuertes que el amor?, no es cierto. ¿Cuántas veces descalificamos la palabra de dios para crear un dios a nuestra medida?

“A veces el amor de tu vida llega después del error de tu vida, con el amor de tu vida” El amor incluye, no excluye; multiplica y suma, no divide; acerca, no aleja; abraza, no patea; comprende, no juzga. Es increíble cómo puede cambiar tu vida cuando decides cambiar un pensamiento. EL PECADO TE DOMINARÁ POR QUERER UN DIOS A TU MEDIDA No importa que tengas que comenzar todo de nuevo, lo importante  es no perder las ganas de volver a intentar, de volver a empezar. Siempre puedes volver a empezar.

El secreto de la paciencia (mientras se vuelve a empezar) es hacer algo mientras tanto. Y en medio de ese proceso de paciencia se aprende a veces a ser duro, dura; sobre todo logras entender que si Dios permite la prueba en tu vida, es porque Él sabe que la puedes soportar. Porque por caminos duros solo los duros y fuertes caminan. Siempre se pude perdonar, siempre se puede pedir perdón.

BIBLIOGRAFIA:

  • Fernando de la Fuente García. La Brecha. Entre Griegos y Troyanos. “El matrimonio es para siempre”
  • Fernando de la Fuente García. La Brecha. Entre Griegos y Troyanos. “Santidad del amor humano”
  • Fernando de la Fuente García. La Brecha. Entre Griegos y Troyanos “El pecado te dominará por querer un dios a tu medida”
  • San Josemaría Escrivá de Balaguer. “Es Cristo que pasa”. Libro de homilías de San Josemaría Escrivá de Balaguer.

ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS

Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García

E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com

FB: Fernando delaFuente García

Twitter: @FerranFercho

WhatsApp: 4444-16-9864