Minuto a Minuto

Hay que amar sin renunciar a la propia identidad

Se tu siempre, a toda hora  a cada instante, para que seas una mujer hermosa.

ara los católicos, el matrimonio es una institución que forma parte de la naturaleza humana y que implica unidad e indisolubilidad. Esta unión exige un compromiso de por vida que no puede disolverse más que con el fallecimiento de uno de los cónyuges. Un día me encontré en un café con un amigo que me había pedido que platicáramos y que quería que después en otra oportunidad también platicara con su esposa, todo esto motivado a que por ser yo una persona que siempre hablaba del matrimonio, y de que si el matrimonio es para siempre, y que si las promesas  del matrimonio en el momento del casamiento, etc., el dialogo con mi amigo se dio más o menos así.

El amigo: Don Fernando, están padrísimos tus artículos, hablas muy bonito de la mujer, del matrimonio, de la pareja, de las promesas del matrimonio, de lo que hay que aprender de las arañas y no sé cuántas cosas más, pero que se hace, porque yo la verdad, no creo en esas cosas que escribes, dado que en mi casa, mi vieja, mi mujer está espantosa, ya no la aguanto.

Yo: Como carambas le digo, como que espantosa ya no la aguanto.

El amigo: Si, ya tengo años con ella.

Yo: Haber, haber, haber, haber mi amigo no existen mujeres feas, existen maridos jodidos, ¿Qué haces tú por ella?

El amigo: No, dice, pos yo trabajo y le doy lo que necesite…

Yo: No, No, No, ¿Qué haces tú porque ella esté bien?, ¿la cuidas?, ¿La chiqueas?, ¿Cada cuando le dices que está hermosa?

El amigo: Que va a estar hermosa si va a estar toda gorda.

Yo: No, No, No, no está gorda, la tienes gorda, le dije, le das demasiado de comer o qué es lo que haces mi amigo.

El amigo: No, dice…

Yo ¿Cuántos hijos tienes mi amigo?

El amigo: tres…

Yo: ¿Y tú crees que todos los trofeos y medallas que ella tiene colgadas en su cuerpo que indican que te regalo tres hermosos hijos, no son para estar orgulloso?, ¿Le invitas tú el Gym?, ¿Se lo pagas?

El amigo: No, No, No, es un gasto que…

Yo: No, No, No, ¿La invitas a caminar por las mañanas, para que ella sienta que la amas?, que la quieres, ¿Quieres que esté bien?, ¿Le hablas bonito?, ¡Le hablas al oído?

El amigo: Nooo, es que qué flojera.

Yo: Por eso está así mi amigo, ¿Ya no la quieres?, pos ella menos te quiere, no existen mujeres feas, existen maridos pen… tontos, entonces, amala, mímala, chiquéala y vas a ver que hermosa mujer tienes a tu lado, porque no hay mujer fea, todas son maravillosas, y perfectas.

Y después me van a venir a criticarme diciéndome Don Fernando es que quien sabe, que dices que quien sabe qué y no dices nada de los hombres, Nooo los hombres son maravillosos también, y este amigo es una chulada, es super trabajador, pero le ha perdido la vista a su mujer, y al perderle la vista a tu pareja, ella te la pierde a ti, y obviamente se dejan de querer, y pues se pierde la magia de esa unión tan maravillosa que forja una familia. Entonces mi amigo, haga cosas lindas por su mujer, chiquéela, ámela, chuléela, porque si no, mira, se terminan separando, se divorcian, y luego al rato las ves pero bien sabrosas, bien guapas, ¿Qué raro verdad?, cuídela, chiquéelas, mímelas, y van a ver que tienen a una mujer hermosísima en casa. Después les comparto el dialogo con la esposa del amigo.

Una vez que se fue mi amigo, intervino el Orejón y dijo así:

El Orejón: Si estoy de acuerdo que la mujer necesita apapacho y que se les diga que están bellas. Pero no le eche la culpa nada más a los maridos!!! ¿Si la misma mujer no se quiere pues quién? No importa si tienen kilitos o estrías, etc., la mujer tiene que echarle siempre los kilos por ella misma! Bonitas por ellas! Mira una mujer hasta para ir a la tienda de la esquina debe arreglarse.

Yo: ¡Claro! No todo es culpa del hombre, en este caso solo estoy sugiriendo a mi amigo que la cuide, no es en todos los casos.

El Orejon: en 1º, No generalice Don Fernando y no hable tonterías, ni que nada, una mujer se tiene que cuidar ella misma en primera no es una niña para decirle lo q tiene que hacer ¿oh no?

En 2da muchas veces se sienten confiadas porque tienen hijos de uno y piensan que por eso siempre va a estar uno con ellas.

En 3ro se agarran a tragar a lo bestia entonces no ma… la amuele al decir todas esas tarugadas el aspecto físico empieza por uno mismo no a que venga tu pareja a decírtelo no ma… la amuele usted, dicho esto último se despidió de mí, ya no me dio oportunidad de decirle nada, él se quería desahogar y lo logró.

Luego intervino Lupe la mesera, que disque no pudo dejar de oír de lo que platicábamos porque estaba muy cerquita y dijo lo siguiente:

Lupe: Don Fernando me hicieron llorar sus palabras ¿Y sabe por qué?, porque Yo he puesto todo lo que está de mi parte, me considero una mujer limpia, honesta, trabajadora a morir, fiel en las buenas y en las malas, en la enfermedades también. No he dejado a mi Marido, si reconozco que estoy gorda pues me encanta la comida es mi mayor gusto, tengo 43 años de casada y he sido inmensamente infeliz, con un marido infiel, borracho, bueno ya dejo de tomar apenas, le he dado miles de oportunidades y nada y llegó un día que dije hasta aquí, después de 40 años de casada y jamás me he merecido esas palabras tan bellas que dice usted, por eso llore mucho al escucharlo, pues me hubiera gustado escucharlas para mí, Dios quiera que aun haya hombres, caballeros como usted, Dios lo bendiga, dicho eso me dejo con la palabra en la boca y se fue a atender su trabajo.

Y ahora ya está separada y muy probablemente será una divorciada más, que les pasa a todos hombres y mujeres porque no pueden arreglar las cosas juntas, yo le quería decir a Lupe que existe un dialogo entre un matrimonio donde esposo y esposa desean permanecer juntos, el dialogo dice así:

Esposa: Te digo “No te preocupes” Todo va a estar bien.
Esposo: ¿Tú puedes ver el futuro?
Esposa: No.
Esposo:
¿Entonces cómo sabes que todo va a estar bien?
Esposa: Porque tu estarás conmigo y yo estaré contigo. Si algo sale mal, ¡lo resolveremos juntos!
Esposa: Y ya está, así que nada de rendirse.

Tu matrimonio es tan precioso como el metal con que ha sido hecho el anillo que traes en el dedo. Y por eso exige no sólo los mismos, sino superiores cuidados y atenciones entre ustedes dos, están hechos el uno para el otro. El anillo que traes en el dedo, es de material resistente, metal duro, tócalo, no lo pueden ni doblar, ni abollar, símbolo y señal de cómo debe estar en la relación de ustedes el matrimonio, hecho con la misma resistencia.

La mayoría de los matrimonios se rompen porque falto dureza, resistencia y la falta de amor fue haciendo cada vez más débil el vínculo, hoy lo primero que necesitamos como matrimonio es comprender esto, el matrimonio es para siempre, el matrimonio es para siempre, la estamos pasando dura, el matrimonio es para siempre, yo hoy te digo que el anillo de ustedes no es uno sino son dos, y el uno no tiene razón de ser sin el otro, están hechos el uno para el otro.

¿Qué cuántas veces te puedes enamorar? ¿Habrá un número para eso? No lo sé. Sólo después de años de vivir el amor en todas las dimensiones y tener el corazón tranquilo creo que puedo responder sin miedo. Te enamoras cada vez que le sonríes a la vida, enamorarse depende de ti y de él. Nos enamoramos de los momentos compartidos, los besos, los abrazos, y las sonrisas. La persona que llega para un nuevo amor es quien nos alegra los días y en ocasiones no lo permitimos porque –aunque no lo queramos-  estamos comparando, pero de nada sirve estar midiendo si estabas o estas más enamorada ahora que antes, porque cada etapa es distinta.

No es el mismo amor que cuando tenías 15 años, no eres la misma después de que te han roto el corazón y no sientes los mismos nervios de la primer cita, van cambiando las cosas porque tú vas cambiando, porque vamos aprendiendo a elegir mejor a quien queremos al lado de nosotras, con quien queremos compartir las mañanas, los tiempos libres y las noches largas. Entonces cuando te preguntes si te vas a volver a enamorar, la respuesta es sí.

Todas las mañanas son un nuevo día, el tiempo no se detiene, somos nosotros quienes nos estancamos en el pasado, pero la verdad es que el reloj va contando los minutos para que entendamos que las relaciones son imperfectas y seguramente si no funcionó antes, llegará otra oportunidad en la que te vas a enamorar, olvidarás los miedos y te dejarás llevar no como la primera vez, sino mejor porque tratarás de no cometer los mismos errores, amarás más y discutirás menos.

Y cuando noten que no eres  la misma de antes, que has dejado de darle importancia a muchas cosas, entonces se irán contra ti. Te acusarán de haber cambiado, de haber perdido la sensibilidad, incluso, incluso de ser diferente a los sentimientos. Te atacaran de mil maneras, sólo por haber dejado de sufrir por cosas que no valen la pena. ¡Qué fortuna posee aquel que puede juntarse con otros que tienen ideas diferentes, y aun  así, los respeta como personas y los abraza como hermanos!

“Hay que amar sin renunciar a la propia identidad. Se tu siempre, a toda hora  a cada instante, así el amor te inunde”. Hoy elige amar. Enamórate, y cuando lo hagas, toma en cuenta de que enamorarse no es un estado permanente,  al contrario, su fecha de caducidad es diaria, por lo que tendrás que decidir voluntariamente todos los días, elígelo con actos que carguen consigo mensajes implícitos que le susurren a cualquier oído: “Hoy elegí amarte” todos los días, cada día: “Hoy elegí amarte”

Enamórate, y cuando sientas miedo de entregarte por completo, no se te olvide de que enamorarse es un acto de locura, en donde nos abandonamos completamente hacia ese algo o ese alguien. Es un acto de demencia, que al mismo tiempo y paradójicamente le da sanidad a nuestra propia existencia. Enamórate, y cuando sientas que estás dependiendo de ello, no se te olvide que enamorarse es la prueba de que el ser humano no puede ser independiente de todo, pues dependemos de ese sentimiento, de esa pasión, de esa emoción, de esa piel de gallina para que nuestra vida tenga sentido.

Enamórate, pues no tiene sentido vivir tu vida sin la aventura de enamorarte completamente y profundamente, inténtalo, porque si no lo haces, no habrás vivido. Enamórate profundamente de aquel proyecto, de la vida, enamórate de la vida, de aquella persona, de lo que haces de aquel trabajo, de aquella actividad, enamórate apasionadamente e irracionalmente y verás como todo cobra sentido. Siempre hay algo de locura en el amor, pero también siempre hay algo de locura en la razón. (Nietzsche).

A los matrimonios que están en vías de separación, le digo busquen la cercanía de matrimonios de algún movimiento católico cerca de sus iglesias, que les puedan dar testimonio de las cosas que ellos ya han vivido en sus matrimonios y cómo fue que superaron las situaciones de conflicto y que con ello se evitó que ellos rompieran con su matrimonio… en estos casos siempre el diablo anda suelto buscando que más matrimonios se destruyan porque el demonio no quiere ver matrimonios unidos en la fe y en el amor a sí mismos y a Dios…  va de ejemplo este cuentito:

El cuentito es el siguiente:

Un hombre, que regularmente asistía a las reuniones con los amigos, sin ningún aviso dejó de participar en sus actividades. Después de algunas semanas, una noche muy fría el líder de aquel grupo decidió visitarlo. Encontró al hombre en casa, solo, sentado frente a una chimenea donde ardía un fuego brillante y acogedor. Adivinando la razón de la visita, el hombre dio la bienvenida al líder. Se hizo un gran silencio. Los dos hombres sólo contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que crepitaban en la chimenea. Al cabo de algunos minutos el líder, sin decir palabra, examinó las brasas que se formaban y seleccionó una de ellas, la más incandescente de todas, retirándola a un lado del brasero con unas tenazas. Volvió entonces a sentarse. El anfitrión prestaba atención a todo, fascinado pero inquieto.

Al poco rato, la llama de la brasa solitaria disminuyó, hasta que sólo hubo un brillo momentáneo y el fuego se apagó repentinamente. En poco tiempo, lo que era una muestra de luz y de calor, no era más que un negro, frío y muerto pedazo de carbón. Muy pocas palabras habían sido dichas desde el saludo. El líder, antes de prepararse para salir, con las tenazas regreso el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en medio del fuego. De inmediato la brasa se volvió a encender, alimentada por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno suyo. Cuando el dirigente alcanzó la puerta para irse, el anfitrión le dijo: Gracias por tu visita y por tu bellísima lección. Regresaré al grupo. Buenas noches.

¿Por qué se extinguen los matrimonios? Muy simple: porque cada cónyuge que se retira le quita fuego y el calor al resto. A los miembros de un matrimonio vale recordarles que ellos forman parte de la llama y que lejos del grupo que forman como matrimonio pierden todo su brillo. Es bueno recordarles que todos somos responsables por mantener encendida la llama de cada uno y debemos promover la unión entre todos para que el fuego sea realmente fuerte, eficaz y duradero. “Cualquier momento es bueno para comenzar una vida juntos y ninguno es bueno ni tan terrible como para claudicar”.

Mi solidaridad y cariño para ustedes.

BIBLIOGRAFÍA

  • Fernando de la Fuente García. La Brecha. “¿Cuántas veces te puedes enamorar
  • Fernando de la Fuente García. La Brecha. “¿Por qué se extinguen los matrimonios?”
  • Fernando de la Fuente García. La Brecha. “¿Qué significa la entrega del anillo en el casamiento?”
  • Artículo: Cuántas veces te puedes enamorar. Ximena Vélez
  • Artículo: Farid Dieck Algunas cosas que debes tomar en cuenta cuando te enamores
  • Artículo: Jorge Luis el Mago Como tener una mujer hermosa en el hogar

ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS

Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García

E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com

Twitter: @FerranFercho

WhatsApp: 4444-16-9864