Minuto a Minuto

¿Debe reformarse el Nuevo Sistema de Justicia Penal?

Una cosa no es justa por el hecho de ser Ley. Debe ser Ley porque es justa: Montesquieu

l Nuevo Sistema de Justicia Penal que estrenamos el año pasado, es ahora objeto de nuevas críticas y polémicas, pues desde la Conferencia Nacional de Gobernadores de la República Mexicana (Conago) se han enderezado cuestionamientos hacia la eficacia de este Nuevo Sistema de Justicia Oral y se relacionan sus defectos con la misma libertad e impunidad para delincuentes  que se benefician presuntamente de su laxitud.

Es de suponerse que sean los mismos titulares de las instituciones encargadas de perseguir el delito (desde Agentes del Ministerio Públicos hasta Procuradores) quienes más argumenten y se quejen en contra de algunos dispositivos de este Sistema seguramente ligados a los Derechos Humanos, cuya Reforma de Estado en el 2011 ha influido en todas las materias del derecho y desde luego la impartición de justicia; de igual manera el principio consagrado desde la Reforma Penal programada en el 2008 y echada andar el año pasado como es el principio in dubio pro reo que establece privilegiar la defensa del acusado en caso de que exista duda sobre su participación en un delito. Estos dispositivos han generado que el Nuevo Sistema Contemple acotaciones y moderaciones en la Ley Penal que derivan y se contemplan desde la misma redacción del Artículo 19 Constitucional, al disponer prisión preventiva oficiosa sólo para casos de delincuencia  organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas y delitos graves en contra de la seguridad de la nación, el libre desarrollo de la personalidad y la salud.

Así pues los gobernadores e indirectamente sus Procuradores de Justicia y Ministerios Públicos se duelen de que la portación de armas y el robo a casas habitación no ofrecen la posibilidad de prisión preventiva oficiosa para quienes son presuntos realizadores de estos hechos.

Al respecto considero que la propia Constitución incluso estaría resolviendo el primero de los casos al autorizar que la prisión preventiva se otorgue a solicitud del Ministerio Público cuando otras medidas cautelares no sean suficientes para garantizar la comparecencia del imputado; también autoriza prisión preventiva de oficio para delitos cometidos por medios violentos como armas y explosivos.

Por esa razón creo innecesario reformar Leyes o Constitución, sin embargo en el tema de los robos domiciliarios estimo que sí debe considerarse por la misma naturaleza del hecho, una mayor peligrosidad de ese tipo de delincuentes, pues independientemente de otras condiciones físicas o antecedentes que pudiera tener el individuo, el arrojo mostrado al incursionar en domicilio ajeno, sabedor de los riesgos diversos que ello implica, nos pone en presencia de uno o más delincuentes dispuestos a todo con tal de lograr sus propósitos, poniendo en serio peligro a quienes habitan o se encuentren ocasionalmente en el inmueble.

En este caso me parece que sí sería conveniente ir considerando alguna Reforma, pero en términos generales debe recordarse que es un Sistema totalmente nuevo en el que todavía no hay datos estadísticos suficientes para asumir ni siquiera tendencias en su aplicación, por lo que resulta aconsejable y de sentido común esperar con objetividad y observar cuidadosamente la causa de la causa.

NO es viable justificar inseguridad y violencia porque algunos delincuentes estén liberados mientras un juicio se ventila en su contra, pues la Fiscalía ha tenido y tiene de forma expresa las suficientes armas para solicitar y argumentar la necesidad de que se ordene prisión preventiva.  Acaso lo que pueda estar rezagado son los procesos de investigación a los que no estábamos acostumbrados, pues ya sabe Usted como se investigaba o se investigan todavía algunas cosas en éste país; nuestra policía científica es científicamente inexistente, nuestros Agentes del Ministerio Público siguen haciendo sus averiguaciones e indagatorias en el breve espacio de escritorio que les queda en medio de alteros y alterones de expedientes amarillentos  y descuajaringados y en total desorden.

Si Usted es bien pensado, idealista o romántico olvídese: no se parecen para nada a los abogados de la tele. Entonces, optimistas como somos, debemos esperar un poco antes de echarle la culpa de la inseguridad, la violencia, secuestros, ejecutados, embolsados, decapitados o descuartizados al Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio Adversarial (ah verdad, por nombre no paramos) Los factores de la descomposición social no están ni en el Nuevo ni en el Antiguo Sistema; no son culpables ni el Acusatorio ni el inquisidor, la culpa es de tanto corruptor. Este edificio se barre y se limpia de arriba para abajo y no al revés.

PEDRO OLVERA / Retruécano / San Luis Potosí, S.L.P. / Junio 17 de 2017.