Minuto a Minuto

Congreso de SLP discrimina elección de presidente de la CEDH: Ibarra Collazo

paul-ibarra-collazoLuego de que la Comisión de Derechos Humanos y Equidad de Género al interior del Congreso publicara de manera oficial la lista de elegibles para la Presidencia y Consejo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Jesús Paul Ibarra Collazo, presidente de la Red Diversificadores Sociales AC, manifestó mediante un comunicado de prensa, que si bien la decisión de la comisión legislativa está apegada a la normativa local vigente, es un acto de discriminación, por lo que será la Justicia Federal la que decida en última instancia sobre la viabilidad de la candidatura de Ibarra Collazo.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación es muy clara al señalar que el principio de igualdad y no discriminación aplica de manera transversal a los demás derechos humanos, y cualquier distinción, restricción, exclusión o preferencia en el ejercicio de dicho derecho que, además, se encuentre basada en alguna de las categorías prohibidas, constituye una violación del derecho citado. Tal es el caso de la discriminación por edad, que aplica para la situación en mención.

La discriminación puede operar de manera legal o de hecho, por objeto o resultado (directa o indirecta), o a través de la omisión de adoptar medidas temporales diferenciadas para responder o evitar perpetuar situaciones de discriminación estructural. Además, la discriminación puede tener un efecto único en el tiempo o puede operar también de manera continuada. La mera vigencia de una ley puede discriminar directamente a una persona o grupo de personas, o bien, puede discriminar indirectamente debido a un impacto diferenciado.

Así las cosas, cuando respecto a la edad no se tienen en cuenta las características profesionales del trabajador, ni el rendimiento, la dedicación o la aptitud por él desarrollada, sino únicamente el factor cronológico aislado del tiempo vivido, supone un actuar arbitrario que actualiza la prohibición constitucional y legal de no discriminar.

En el caso concreto, la Ley de la CEDH, agravia en virtud de que no es permitido al suscrito, demostrar mis competencias, capacidades y aptitudes, sino únicamente se limita la posibilidad contender y obtener un puesto, por razón de mi edad.

De tal manera que al ser la edad, una de las denominadas categorías sospechosas, ésta debe estar sustentada en un juicio de razonabilidad, sin embargo, como ha quedado antes manifestado, de la ley no se desprende que existan razones justificadas para imponer tal limitación, por tanto, se están violentando los derechos humanos de Ibarra Collazo, tales como al de la igualdad, no discriminación, libertad de trabajo o profesión, entre otros. Estaremos al pendiente sobre la decisión de los Juzgados Federales en este tema.

Por último, el fenómeno de la discriminación por edad es un fenómeno silencioso, respecto del cual no existe un elevado nivel de conciencia sobre su carácter nocivo y condenable, como sí existe respecto de otros tipos de discriminación. Sin embargo, este tipo de discriminación sí está muy presente en nuestra sociedad, tal y como refleja la Encuesta Nacional de Discriminación en México 2010, de donde se desprende que el 61% de los mexicanos considera extendida la discriminación por razón de edad (considerándola más extendida que la discriminación por discapacidad, por orientación sexual, por género, o por religión, y sólo por detrás que la discriminación por origen étnico).