Alejandro Fernández y los Potosinos Festejaron los 24 Kilates de México

Por Mayra Bujaidar

San Luis Potosí, S.L.P., domingo 12, agosto 2012.- Alejandro Fernández festejó con los potosinos el triunfo de la selección mexicana sobre la de Brasil, con una velada musical que duró hasta las cuatro de la madrugada. “Prometí que si México ganaba la medalla de oro, me tomaría dos tequilas y cantaría hasta que los potosinos quisieran…Y cumplo”, dijo notoriamente feliz, porque reiteró que los mexicanos han demostrado que sí se puede, a pesar de todas las adversidades.

El cantante mexicano aclaró desde que inició su presentación en el Palenque de Gallos de la Feria Nacional Potosina, que esta noche sería muy especial, como un reconocimiento a quienes lograron la medalla de oro y sobre todo, porque México demostró que pude llegar hasta donde se proponga, siempre y cuando se “ponga el corazón por delante”.

En repetidas ocasiones y seguido de ovaciones, “El Potrillo” destacó el papel de la selección mexicana de futbol, porque aseguró que es un reflejo de las agallas que tienen las nuevas generaciones en México y por ello brindó una y otra vez con todo su público en el Palenque de Gallos en San Luis Potosí.

Tiempo hubo de sobra para cantar todos los éxitos provocando que sus fans gritaran todo tipo de piropos a un Potrillo que nos regaló una noche muy especial, tal como lo prometió, no solo por la duración del concierto, hasta las cuatro de la mañana, sino porque cantó éxitos de José José, de Rocío Durcal, de José Alfredo Jiménez, de Banda y de su padre Vicente Fernández. Su público se entregó completamente.

Fue una velada especial, completa y a los potosinos, según comentaron ahí mismo, no solo les permitió festejar la medalla de oro en juegos olímpicos, sino también hacer a un lado el jueves amargo que había generado temor. Todo vuelve a la normalidad, porque a decir de los empresarios del Palenque, todos los boletos estuvieron vendidos, aunque había muchos huecos, sobre todo en la zona dorada.

Alejandro Fernández agradeció a los asistentes, el buen momento que él también pasó, porque además de que se “echó sus tequilas”, se puso una camiseta de la selección nacional que le aventaron mientras cantaba y el griterío de las damas no se hizo esperar y con ella cantó la última hora de lo que para muchos fue una “excelente bohemia”.

Con el grito de Viva México y entonando el cielito lindo, Alejandro Fernández se despidió de su público, quienes reconocieron el gran gesto de esta noche y para la gran mayoría fue “simplemente inolvidable”. Fue una noche única.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.