LO DESTACADO

El 10 de Mayo en las mamás potosinas

Francisca, Manuela, Luzet y Maricarmen, madres potosinas que día a día salen a las calles de la Capital potosina para llevar el pan y la sal a casa, son sin duda la representación de muchas: unas con hijo único, otras con familia grande, pero cada una hace su lucha y se juega la vida para sacar adelante a sus hijos. Lo que más les preocupa es que en San Luis Potosí siga incrementando la inseguridad y no tienen la certeza de que sus hijos estarán bien.

Francisca, madre de cuatro hijos, con una tradición en la venta de tacos de canasta, en punto de las 9:00 horas llega todos los días a la Plaza de los Fundadores para vender y poder llevar el sustento para su marido y ella.

Son más de 15 años de trabajo, carga los tacos en una motoneta modelo 90, arriba al primer cuadro de la ciudad para luego regresar a casa con el pan de cada día. Sus hijos son ya independientes, con una vida hecha y visitan ocasionalmente a doña Francisca en su domicilio en Soledad de Graciano Sánchez.

Luzet, fotógrafa y madre soltera de un pequeño de tres años, está lista en punto de las 7:00 horas para llevar a su pequeño a una guardería en el Centro Histórico de la Capital potosina, viajan en transporte público desde su domicilio hasta el Centro Histórico de San Luis Potosí, donde ejerce una de las actividades peor pagadas en México.

“Hay veces que mi niño agarra la cámara y me dice ¡voltea mamá, para tomarte una foto! dice estar orgulloso de mi y no porque yo se lo haya dicho, sino porque lo ha escuchado. Espero que salga adelante con la bendición de Dios”, son las palabras de una madre trabajadora de uno de los trabajos más peligrosos hoy en día en México.

Manuela, comerciante ambulante con más de 30 años, vende fruta en una de las avenidas más transitadas de la Capital potosina, sacó adelante a sus siete hijos y hasta la fecha continúa su día con día en su noble labor. “Hay días buenos y días mejores, desde muy chica tuve a mis hijos y los dejaba debajo de la carreta para poder sacarlos adelante”, es el testimonio de doña Manuela, quien es una de las más antiguas en el negocio.

Maricarmen, elemento de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y madre de una joven de 15 años, sale de su casa para prestar seguridad en una zona metropolitana de más de un millón de habitantes en San Luis Potosí, el combate a la inseguridad y el crimen organizado, en combinación con las labores del hogar, hacen de Maricarmen un ejemplo para su hija. “Todas tenemos hijos, todas somos mamás y tenemos que sacarlos adelante, espero un San Luis seguro, darles las herramientas y enseñares a trabajar para poder formar a nuestros hijos”.

Estas madres coinciden en señalar este día 10 de mayo, que la inseguridad es la preocupación diaria, para ellas y para su hijos, porque consideran que es uno de los estados más inseguros de la República Mexicana. Aquí los testimonios: