LO DESTACADO

Prometo serte fiel significa que no te cambiaré por nadie

fernando-de-la-fuente-entre-griegos-y-troyanos

“Prometo serte fiel en lo próspero y en lo adverso en la salud y en la enfermedad, y amarte y respetarte todos los días de mi vida; prometo  que no te cambiaré por nadie. No te quiero para un amor intermitente u ocasional, ni como un amor de paso”.

La promesa que se hacen los esposos al momento de contraer matrimonio, tienen dos especificaciones que se deben considerar como muy importantes; ustedes se preguntarán ¿Cuáles son esas dos especificaciones de las que hablo?, bueno, mira esas especificaciones son: Serte fiel en lo próspero y Serte en lo adverso, y más fiel aun Serte fiel en la salud y Serte fiel en la enfermedad. El orden de los factores no altera el producto, no importa pues las dos son un binomio muy importante en el matrimonio de los esposos.

Si enciendes la televisión o vas al cine o escuchas música y las mejores letras de las canciones, las mejores películas muestran amores espectaculares en donde no se hacen la promesa que se hacen los esposos al momento de contraer matrimonio porque no hay matrimonio por ninguna parte. Serte fiel,  el tema del adulterio y la infidelidad es gravísimo hoy en día. “Si te dice que ya no hay magia en una relación es porque ya le están haciendo trucos con otra varita”.  (QFB. Fernando de la Fuente García).  Las pequeñas mentiritas luego se hacen grandes y hacen de tu vida una falsedad enorme.

¿Sabes cuántas cosas bonitas transmites con la verdad y cuantas cosas malas con la mentira? , con la verdad transmites confianza, seguridad, estabilidad, se ve el futuro; en cambio con la mentira transmites, celos, incertezas, angustias, desconfianzas, cuando se abre la puerta de la desconfianza, ¿quién la cierra?, mejor pelear que decir mentiras, entre marido y mujer hay una palabra hermosísima que se llama transparencia. Si quieres transmitir amor, primero fidelidad, y esto significa ser fiel, permanecer inaccesible a cualquiera que no sea tu pareja, muy importante, no olvidarlo.

            Primera consideración  importante después del ser fiel es: En lo próspero y en lo adverso, hay quienes creen que lo próspero es tener dinero mientras lo adverso se identifica con todo tipo de carencias económicas, muchas parejas tienen los recursos necesarios para vivir felices y sin embargo no alcanzan la felicidad porque ésta se compone de muchos otros factores que ellos no han logrado completar., lo próspero es efectivamente cuando todo va bien, como se suele decir: “viento en popa”. Hay algo de dinero, tienen su propia casa, no hay grandes intromisiones de la suegra, siguen teniendo más o menos las mismas aficiones y casi idénticos gustos, no se han desgastado con el tiempo, hay armonía, diálogo, intimidad… ¡Ah, lo próspero!

                ¿Por qué no todo en la vida es crecer?  ¿Por qué no todo en este mundo camina hacia adelante sin más complicaciones? La respuesta es muy sencilla, los problemas y las dificultades existen desde que aparecieron hombre y mujer sobre la tierra, y esta vida simplemente no sería la misma si quisiéramos quitarle esta contrapartida de la dificultad. Además no siempre está en nuestras manos evitar algunas dificultades que se van suscitando en el camino, pues muchas de ellas nos las imponen la sociedad, la cultura, el entorno en el que nos movemos… Pero es interesante que sepan partir de este presupuesto cuando piensan ya en el matrimonio y cuando están por emitir estas promesas que los comprometen para siempre.

Cabe añadir que en el matrimonio, los problemas son una oportunidad maravillosa de crecimiento. Este debe ser un camino de crecimiento, y para eso necesitan aprovechar todas las oportunidadesLa clave está en nunca desistir porque cometer errores te hace más sabio “Unas veces enseñas, pero en todas aprendes y creces.” En el matrimonio, lo adverso puede ser: dificultades en el campo económico, la pérdida del trabajo o el fracaso rotundo en el negocio, la intromisión indeseada de algún familiar político en el propio hogar, la llegada de los niños quizá demasiado rápida, la enfermedad de uno de ellos que acusa gravedad. Y, ¿por qué no? el hecho mismo de que el amor que sentían el uno por el otro ya no sea como era en el noviazgo, o al inicio del matrimonio.

Segunda consideración  importante después del ser fiel es: En la salud y en la enfermedad. “Prometo que en la salud, te aplaudiré, te proyectaré, te acompañaré y apostaré por ti. No estaré celoso de tus triunfos, ni permitiré que me afecte el que tú seas más que yo a los ojos de los demás”. Te Prometo que en la enfermedad, prometes que estarás a su lado. Pero cuando prometiste esto, no te referías a enfermedades que se arreglan con un suero ni aun con una enfermera de cabecera. Te referías a enfermedades más profundas, más complicadas, con alcances más intensos, como el alcoholismo, el desánimo, la pérdida del sentido de esta vida o enfermedades “del corazón” o del carácter.

Tú un día puedes llegar a dejar de amarlo, amarla y es entonces cuando debes demostrarle que prometiste serle fiel, es precisamente en estos momentos –de enfermedad “del corazón”- cuando puedes probar tu fidelidad, qué fácil era cuando todo marchaba bien, cuando parecían competir en el darse cariño, la fidelidad se demuestra en la prueba y en el dolor, y quizá no haya prueba más grande para una persona que ama de verdad, que el sentir que no es correspondida y que no es amada con la misma intensidad.

Ante un problema de esta naturaleza, se puede reaccionar de dos maneras: pagar con la misma moneda, que no sería ni amor ni fidelidad, o luchar con todo el corazón por recuperar ese amor que se está apagando o se ve casi perdido. la fidelidad sólo acepta este segundo tipo de actitud. “si te pierdo, lucharé por reconquistarte, ése será mi programa”.

“Si la enfermedad es grave y llego incluso a perderte definitivamente, seguiré siendo tuyo, y tú seguirás siendo parte de mi proyecto de vida”, el hecho de que uno de los dos haya fallado, no implica que el otro deba fallar también. “Lucharé por reconquistarte”, como se ve en algunas películas o novelas, sólo que aquí es de verdad: no hay actores ni música de fondo ni paisajes bonitos… sino sacrificio, humillación y mucho valor para reconquistar el amor que una vez iluminó la vida y del que surgió la familia que ya existe. Siempre se puede perdonar, siempre se puede pedir perdón.

Te recuerdo una característica muy importante de tu anillo e matrimonio , es completamente cerrado, y como nosotros dos nos hemos convertido en una sola cosa, y para eso es importantísimo el tema de la comunicación, para lo cual les recomiendo el libro “Si me quieres dímelo” mi experiencia me hace comentarles que, cuando hay buena comunicación, grábatelo bien, todos los problemas en el matrimonio se pueden solucionar, todos, cuando hay buena comunicación, cuando hay mala comunicación, problemas pequeñísimos, se hacen enormes.

¿Porque no nos comunicamos? porque yo digo una cosa y tú entiendes otra, comunicación es que lo que yo diga, sea lo que entendiste tú, hay veces en que marido y mujer no se entienden, ¿matrimonios, entre ustedes dos, se entienden? Me refiero a que ¿si saben que significa buena comunicación? La comunicación profunda, ¿Hace cuánto no le dices a tu esposa a tu esposo te quiero?, te amo, te necesito, cuando éramos novios,  había comunicación,  ¿que nos decíamos?, te amo, te quiero, te necesito y hasta lo apuntábamos en un cuaderno, pregunta de tarea ¿Ya no nos necesitamos? ¿Hace cuánto que no se lo dices a tu pareja que esta guapa-guapo?

Prometo serte fiel, es decir, también, prometo hablar bien de ti.  Lo que tenga que decirte, te lo diré a ti, para ayudarte, con amor y por amor. No se lo diré a mi mamá ni a mis hijos, menos a mis amigas en un desayuno. Prometo hacer crecer tu fama dentro de lo más íntimo que tenemos que son nuestros hijos, padres, hermanos y también nuestros amigos. Me esforzaré para que ellos siempre tengan una buena imagen de ti. Sólo escucharán cosas positivas acerca de quién y cómo eres tú. Estarán orgullosos de nosotros”.

Finalmente, “prometo serte fiel”, ahora sí, significa “que no te cambiaré por nadie. No te quiero para un amor intermitente u ocasional, ni como un amor de paso”. Estas promesas que hicieron los esposos, deben recordar además que tienen dos especificaciones que deben considerar como muy importantes y darles su sentido propio, porque de verdad, parece que no todos las han entendido.

La clave está en nunca desistir porque cometer errores te hace más sabio “Unas veces enseñas, pero en todas aprendes y creces.”. Cuando se da una infidelidad en el matrimonio por parte de quien sea, y el cónyuge decide que “esto es lo único que no está dispuesto a perdonar”, y que “ahora sí se acabó todo”, es simplemente porque no ha entendido qué fue lo que prometió durante su casamiento…

BIBLIOGRAFIA:

Catholic.net. Padre Ángel Espinosa de los Monteros L. C. Reflexiones sobre escuchar la voz del amor. En el matrimonio, ¿jugamos en el mismo equipo?

Catholic.net. Padre Ángel Espinosa de los Monteros L. C. Reflexiones sobre Defender el Amor

Este artículo es parte del libro “El anillo es para siempre” de Ángel Espinosa de los Monteros.

QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha. La promesa y los compromisos del casamiento

QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha. El matrimonio es para siempre

QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha. En el matrimonio hay que aprender de las arañas

QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha ¿No sabes si divorciarte de tu pareja?

QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha Valora lo que tienes, si me quieres dímelo

ENTRE GRIEGOS Y TROYANOS

Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García

E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com

Twitter: @FerranFercho

WhatsApp: 4444-16-9864