LO DESTACADO

De los gobers

carlos-perez-opinion
Bueno, hace una semana platicábamos aquí de la deteriorada imagen de ‘el Góber’ a lo largo de nuestro país. Y alguien me dijo que fui omiso al no dar más detalles ni hablar de los peores gobernadores de por acá, a lo que le respondí que ese no era mi objetivo ni tampoco el momento, aparte de que no me lo permitía el breve espacio. En fin, al igual que el cliente, el lector siempre tendrá la razón… y complemento ahora aquello y sus cifras con una serie de nombres.
Referíamos que “en más de 22 de las 32 entidades se han encontrado problemas graves de corrupción”, y a la mejor toma menos tiempo identificar algunas de las que “no aplican” (ni siquiera 10): Pueden ser Baja California, Guanajuato, Hidalgo, Querétaro, Tlaxcala y Yucatán. Claro, es difícil hallar más.
También planteamos que “al menos 17 gobernadores son investigados y están prófugos (4) o detenidos (7)”, a la vez que “muchos más generan dudas o cuestionamientos”. Los evadidos serían César Duarte (Chih); Eugenio Hernández (Tamps), con acusaciones de la DEA en Estados Unidos; Rodrigo Medina (NL) que ya pisó la cárcel pero salió amparado, y Roberto Borge (QR), al que aún no le giran orden de aprehensión… se señala que, como en otros casos, las investigaciones lo protegen para tratar de exonerarlo. Por su parte, los 7 detenidos son Mario Villanueva (QR), Andrés Granier (Tab), Jesús Reyna (Mich), Guillermo Padrés (Son), Flavino Ríos (Ver), Tomás Yarrington (Tamps) y Javier Duarte (Ver).
Entre otros investigados (incluso en Estados Unidos) o que generan serias dudas (en los medios más incisivos), podemos contar a Fausto Vallejo (Mich), Jorge Herrera (Dgo), Pablo Salazar (Chis), Marcelo de los Santos (SLP), Ángel Aguirre (Gro), Fernando Toranzo (SLP), Egidio Torre (Tamps), Mario López Valdés (Sin), Gabino Cué (Oax), Miguel Alonso Reyes (Zac), Marcelo Ebrard (CdMx), Mario Anguiano (Col), Juan Sabines (Chis), Fernando Ortega (Camp), Luis Armando Reynoso (Ags) y Narciso Agúndez (BCS). Algunos de ellos ya han sido detenidos y luego liberados.
No tan recientes vienen a ser Arturo Montiel, Fidel Herrera o Humberto Moreira, y resaltan varios en funciones como Rubén Moreira o los que podrán ser acusados cuando dejen el poder. A propósito de personajes terriblemente cínicos, los ‘doctores’ Karime de Duarte (en Derecho) y Javier Duarte (en Economía) son una muestra de que “lo doctor no quita muchas cosas… incluido lo ratero”.
Si uno se fija, al actual gobernador de San Luis Potosí se le empieza a juzgar con severidad de manera prematura a partir de sesgos personales en opiniones interesadas, y sin el tiempo necesario para evaluar con serenidad y cierta objetividad. Por su parte, digamos, al diputado Cándido Ochoa quizá se le pueda considerar exgobernador (con fuero). ¿A nivel nacional AMLO sería expresidente (legítimo, claro)?
Miren, tras años de virreinatos sin contrapesos que han terminado en feos casos de mal gobierno, percibo que la inteligencia mejor intencionada exige hoy autoridad (no autoritarismo) en estados como San Luis. Me perdonan: no es una cuestión de huevos (de valor machista “a lo pendejo”), sino de autoridad con lucidez, estrategia y buenos equipos.
Igual, hablábamos del delicado nombramiento de los fiscales anticorrupción. Tan peligroso podría ser aquí un sumiso cuate del gobernador, como alguien totalmente autónomo y sin contrapesos. Uno sería una costosa burla, el otro un monstruo aún más costoso.
* EL DECRETO DICE: “QUE una de las principales causas de los desastres en que se ha visto envuelta la República, ha sido la escandalosa dilapidación de sus fondos por algunos funcionarios que han intervenido en ellos. El único medio… es dictar medidas fuertes y extraordinarias.
Artículo 1º Todo funcionario público a quien se le convenciere en juicio sumario de haber malversado o tomado por sí de los fondos públicos de diez pesos para arriba, queda sujeto a la pena capital. Artículo 2º Los jueces a quienes, según la Ley, compete este juicio, que en su caso no procedieren conforme a este decreto, serán consignados a la misma pena (de muerte). Artículo 3º Todo individuo puede acusar a los funcionarios públicos del delito que indica el Artículo 1º…”.
Fue firmado hace 193 años, allá en el Perú de 1824, por el presidente Simón Bolívar. Está muy difícil que a muchos les embone hoy este chile, del que me platicó un buen amigo y excelente abogado. Pero, ojo, nos recuerda que esta historia es bastante vieja y no hemos tenido éxito en tantos países. Tal vez se requiera una perspectiva real de que quien piense cometer actos corruptos, vea claramente una alta probabilidad de su ‘muerte en vida’. Otra cosa, pues.
* “EL MEXICANO DE A pie es infinitamente más sabio que los políticos (o intelectuales), que creen representarlos”. Esto lo señala Luis Rubio (Reforma 23/IV) al analizar las reacciones de los mexicanos ante Donald Trump o Estados Unidos, si bien podemos aplicarlo a muchas otras áreas.
Y añade: “Para (unos) se trata de vida o muerte; para los otros es un asunto de posicionamiento… Minimizar las causas de la salida o, en el caso del TLC, de las fuentes de certidumbre que ese tratado genera, es perder de vista que la realidad a nivel del piso es clarividente. La gente emigra porque aquí no hay oportunidades y quienes tienen empleos en empresas vinculadas al TLC… apechugan porque saben que la alternativa es infinitamente peor. Son manifestaciones inexorables de la calidad del gobierno que tenemos, el de hoy y el del último siglo. Pocos se atreven a preguntar: ¿por qué aquí no funcionan las cosas?
Paradójico que hasta los más afectados no culpen a Trump o al país que los acogió, porque saben bien que la alternativa es mucho peor: más de lo mismo… Trump ganó gracias a un discurso divisivo y fundamentado en el odio. A pesar de ello, quienes viven de su trabajo, independientemente de su status legal en aquel país, rezan, no odian. Saben (o confían) que, a diferencia del gobierno mexicano, esto es algo pasajero; lo de México tiene doscientos años y va para rato”.
* AL PRÓXIMO GÓBER LE tocará el Bicentenario de la creación de nuestro estado. ¿Lo festejaremos o lamentaremos? Ojalá que, tras 193 años malos y buenos desde aquel 26 de abril de 1824, el saldo final mejore estos 7 años que faltan para la fecha.
También en el portal nacional de Francisco Garfias:
http://www.elarsenal.net/2017/04/29/de-los-gobers/

CARLOS PÉREZ GARCÍA / Opinión / Cd. México / Abril 29 de 2017.