LO DESTACADO

La Transformación Universitaria

carlos-arreola-mallol-el-crisol-

Los aires de transformación menean el océano político de nuestra actualidad, en San Luis Potosí y en la Universidad no es la excepción.

Recientemente se realizaron las elecciones para renovar las representaciones estudiantiles de las escuelas y Facultades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, con resultados poco esperados para lo que fuera la cotidianeidad de estos procesos, el estudiantado se organizó y rompió, en muchos casos, con las estructuras clientelares que por mucho tiempo se habían hecho de estos espacios, grupos políticos que asumían como propias las voluntades de la comunidad estudiantil y negociaban con ello a cambio de espacios y prebendas políticas.

La injerencia de política externa dentro de los procesos estudiantiles no es nada nuevo, ni nos espanta, pero es de resaltar que es algo que en este proceso nuevo se rompió y no desde arriba, es decir no cambiaron unos por otros, sino que, desde abajo, desde el estudiantado se lograron hacer de legitimidad y construir propuestas que lograron el éxito, la dignificación de la comunidad universitaria.

Esto viene a dotar de gran importancia el proceso en puerta, la renovación de la Federación Universitaria Potosina, siendo esta la máxima representación de la comunidad estudiantil ante el consejo universitario, el peso y responsabilidad de esta federación recae en que en ella encuentran voz y voto todas las escuelas y facultades de la Universidad, hablamos de más de 27,500 personas, voces y formas de pensar.

Sabemos que la incidencia de las juventudes en la toma de decisiones públicas, es prácticamente nula, pero, ¿Por qué? A esto,  yo distingo varias razones, entre ellas, un desinterés hacia los asuntos públicos por una amplia mayoría de las juventudes, esto, en parte, creo yo, derivado de un modelo político adulto-céntrico, que desalienta, hay que decirlo, es predominante en el país y en el mundo moderno. El adulto centrismo en nuestra sociedad se manifiesta en relaciones de poder jerarquizadas, en donde el adulto tiene en sus manos la toma de decisiones y el o la  joven debe obedecer porque se presume que no es capaz o no sabe. Aun así, encontramos en la Federación Universitaria un espacio de participación política no solo reconocido por el Estado y por la Universidad, sino un espacio bien organizado con tares específicas y repartición de trabajo, lo cual garantiza su funcionamiento.

Las Universidades son un pilar muy importante en la consolidación de nuestro modelo democrático, en ellas recae el reto de no solo fabricar oficinistas, sino ciudadanos y ciudadanas conscientes, críticos y activos, así como la responsabilidad por omisión, esconderse bajo el cobijo de la autonomía, de los estándares de calidad y de las premiaciones no van a cambiar la realidad de nuestro Estado, de nuestro país ni del mundo.

Hay que repensar la función social de la universidad y de las representaciones estudiantiles, tanto en públicas como privadas, o ¿no es que se forma a los estudiantes para promover la responsabilidad social en la sociedad, la lucha contra la corrupción, la participación activa, la ciudadanía responsable?

Y en ese sentido creo que en San Luis Potosí tenemos la oportunidad de ser parte de este cambio, es cuestión de perderle el miedo a participar, a opinar o a que opinemos, la UASLP puede entrar de lleno a los temas públicos y sus aportes pueden ser magníficos, lo que la UASLP puede aportar al tejido social y a las soluciones que San Luis necesita es inmedible, y en ese sentido los estudiantes estamos más que dispuestos a entrarle y trabajar que mejor que bajo el cobijo de nuestra Universidad.

Para que la democracia en México deje de ser esa promesa incumplida, necesitamos a las Universidades referentes en todo, creadora de opinión y con autoridades fuertes, que sepan escuchar y trabajar no al sino con el estudiantado, impulsar sus propuestas, no sirven más los nidos de grillos, o como plataforma política, el trabajo dentro de la Universidad debe verse reflejado en la sociedad.

Mientras las juventudes sigan desarticuladas y más preocupadas por criticar lo que hace el de al lado, seguiremos igual, no nos tomarán como más que mano de obra barata y botín electoral.

Hagamos un llamado a todas esas juventudes que están dispersas, con esfuerzos aislados y divididos pero con objetivos en común, que son muchas, a darse la mano, a organizarnos, que trabajemos unidas, solo así se podrán llevar los temas de juventud a la Agenda pública y posteriormente a la de Gobierno, solo así lograremos una Transformación Universitaria, así mismo social.

CARLOS ARREOLA MALLOL / El Crisol / San Luis Potosí, S.L.P. / Abril 29 de 2017.