LO DESTACADO

El PRI, el Peje y el sistema

jesus-monjaras-1

Día con día estamos más cerca de las elecciones federales del 2018 y con ello aumentan las descalificaciones y todo tipo de arañazos de los partidos políticos y de los suspirantes o aspirantes destapados a la silla presidencial.

Sin duda el que lleva las preferencias y por mucho es Andrés Manuel López Obrador, mejor conocido como el Peje, que, bueno, con tantos años buscándola como no conocerlo; se queja de todo y seguramente ya lo hizo de algo que te está afectando y dices… “él si me entiende”.

Pero bueno, quejarse es muy fácil y más si lo hace por todo, seguro le atinará a algo que te duele como ciudadano, pero lo interesante sería escucharlo decir cómo va a solucionar las cosas, pues he visto que cuando le preguntan el qué, e le facilita, pero sobre el cómo, entonces sí, se le hacen menos las palabras.

El Peje se ha convertido al día de hoy en casi la única opción de alternancia en México, no creo que sea la mejor opción, sin embargo reconozco ha sabido venderse como el que puede cambiar las cosas. A pesar de sus mentiras y sus actos de corrupción goza de bastantes seguidores, de verdad espero que surjan pronto nuevas figuras, hombres o mujeres libres, preparados y de buenas costumbres que levanten la mano para esa difícil tarea.

No podemos estar esperanzados a un hombre que cada vez le da más vueltas a su discurso y que se tira al piso cuando hace algo mal como un niño regañado. El Peje es como un niño de 10 años que se la pasa pegándole a niños de seis, pero cuando llega un niño de su edad y lo amenaza sale llorando a quejarse con su mamá y sus maestros.

Ahora con su nuevo escándalo relacionado con la diputada Eva Cadena en Veracruz, recibiendo dinero para financiar su campaña, no le queda decir que todo es una trampa, pues si hacemos memoria, en el 2004 fue con Bejarano, en 2012 Luis Costa, por algo similar en 2015 Ricardo Monreal y 2016 Pedro Pablo Antuñano, todos por temas similares al de la diputada por Morena, Eva Cadena.

Quienes no tienen cara para decir y hablar sobre esto es la dirigencia nacional del PRI. Más allá que la moral sea un árbol que de moras como lo decía el célebre potosino Gonzalo N. Santos, hay que tener tantita decencia y objetividad al hablar del tema, pues se tiene más de media docena de ex gobernadores con procesos penales abiertos por temas de corrupción emanados del tricolor.

Hay que lavar primero la ropa sucia que tenemos en casa y después vemos la de los demás, pero bueno, a pesar que es el partido con el cual comulgo, no tanto por sus personajes que cada día son menos los ejemplos de trabajo, honorabilidad y honestidad, sino por sus ideales, su programa de acción y sí, por muchos seres humanos que día a día se hacen la diferencia desde diferentes trincheras para tener un país más próspero.

Son priistas que muchas de las veces no llegan a cargos de tomas de decisión precisamente por lo mismo, porque le representan un peligro al sistema y algunos otros que ya casi llegan les pasa lo que a una persona emblemática para el partido, me refiero a Luis Donaldo Colosio que al día de hoy sigue vigente su espíritu inquebrantable de luchar por transformar nuestro país, un país que sigue con hambre y sed de justicia.

Nuestro sistema de partidos está caducando, tiene que venir un cambio que genere condiciones de igualdad en la participación política de hombres y mujeres; que garantice que los mejores perfiles, los que la ciudadanía con un voto pensante y no comprado; para eso debemos tener todo un cambio de cultura como país y más allá de hablar del sistema electoral, al día de hoy se tienen que reforzar las medidas de transparencia, rendición de cuentas y sobre todo ejemplares castigos para los que han dañado a nuestro México con el mal uso de recursos públicos.

Vivimos en uno de los países más corruptos del mundo, con altos índices de impunidad, nada es casualidad y sin duda el hartazgo social ha llegado a niveles donde ya no se cree en el gobierno, ni en las instituciones y menos en los partidos políticos, no obstante razones hay de sobra para hacerlo.

JESÚS MONJARÁS / Palabras Jóvenes / San Luis Potosí, S.L.P. / Abril de 2017.