LO DESTACADO

Hospitalidad con los deportados es oportunismo político: NYT

Más de dos millones de mexicanos fueron deportados durante el gobierno de Barack Obama y las autoridades mexicanas apenas reaccionaban, ahora con el gobierno de Donald Trump hasta el presidente mexicano enrique Peña Nieto acude al aeropuerto a recibir a los repatriados, “Vienen las elecciones de 2018 y, si la migración sigue siendo un tema, van a usar a los migrantes como bandera política”, expone the New York times en un artículo publicado el 16 de abril.

Este es el artículo:

El presidente de México se apresuró a ir al aeropuerto a saludar a los deportados que llenaban todo un avión. El secretario de Educación corrió a la frontera con Texas para encontrarse con mexicanos expulsados de Estados Unidos. La secretaria del Trabajo de Ciudad de México está solicitando a las empresas contratar a inmigrantes que regresaron a casa de forma abrupta.

“A diferencia de lo que está pasando en Estados Unidos, esta es su casa”, dijo la secretaria capitalina del Trabajo, Amalia García, a los deportados que se encontraban entre la audiencia de un reciente evento del programa de empleos en la ciudad.

Durante años, cuando el gobierno de Obama mandaba a miles de mexicanos de regreso cada semana —más de dos millones en total—, las instituciones mexicanas apenas reaccionaron. Prácticamente invisibles, los deportados tenían que lidiar solos con la división familiar, prospectos laborales inciertos y la pobreza que los había empujado a ir al norte.

Ahora, los políticos mexicanos les dan la bienvenida con entusiasmo y los presentan como la encarnación de la hostilidad del presidente estadounidense hacia el país y su pueblo, a pesar de que se redujo la cantidad de deportados mexicanos desde que Trump llegó a la Casa Blanca.

“Tenemos algo que agradecerle al presidente Trump, que es el despertar repentino a esta realidad que de alguna manera estábamos ignorando”, afirmó Cecilia Soto, una legisladora que hace poco se reunió con migrantes en Chicago y Los Ángeles. “Había mucha palabrería con los inmigrantes” en el pasado, añadió, pero ahora “creo que tenemos un sector de la sociedad que realmente está conmovido por esta realidad y está tratando de hacer cosas”.

Sin embargo, para algunos la repentina preocupación por los migrantes parece oportunismo político para sacar ventaja de la extendida furia pública en contra de Trump antes de las elecciones en México del próximo año.

“Es promocional; en realidad es algo interesado”, dijo Nancy Landa, de 36 años, quien fue detenida por agentes migratorios de Los Ángeles una mañana de 2009 y, después de haber vivido durante 20 años en Estados Unidos, fue depositada en Tijuana antes de que cayera la noche, con solo un celular y 20 dólares en mano.

“Vienen las elecciones de 2018 y, si la migración sigue siendo un tema, van a usar a los migrantes como bandera política”, agregó.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas estadounidense indica que la cantidad de ciudadanos mexicanos deportados cayó en los primeros meses de 2017 por casi veinte por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado. Las cifras compiladas por el gobierno de México también muestran una disminución en la cantidad de repatriados de enero y febrero, con menos deportaciones que las registradas en cualquier momento de 2016.

Aun así, el gobierno de Trump ha provocado un sentimiento nacionalista en México al unir al país a lo largo del espectro político y económico en enojo hacia las posturas en migración, comercio y seguridad fronteriza del presidente.

Carlos Bravo, historiador del Centro para la Investigación y Docencias Económicas (CIDE) en Ciudad de México, dijo que los políticos mexicanos quieren responder a –y aprovecharse de– ese enojo popular. Reunirse en apoyo a los mexicanos expulsados de Estados Unidos es una manera fácil de ganar puntos en casa y conlleva poco riesgo político.

La causa de los deportados, mencionó, “tiene muy pocos costos. Es una causa noble” en los ojos de la mayoría.

“Vienen las elecciones de 2018 y, si la migración sigue siendo un tema, van a usar a los migrantes como bandera política”.

https://www.nytimes.com/es/2017/04/16/mexico-deportados-politica-criticas/?em_pos=large&emc=edit_bn_20170417&nl=boletin&nlid=76589242&ref=headline&te=1

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s