LO DESTACADO

La Procesión del Silencio, orgullo potosino

Procesion del silencio en San Luis Potosi 26

Sin decir nada…Traen el rostro cubierto, y algunos, sus pies descalzos; expresan tanto que…No sé.

Otros, en sus hombros cargan el peso de imágenes religiosas, aunque éstas pesen entre una y dos toneladas, a decir de los fieles la carga de las reliquias no se compara con la “cruz” que a diario cargan.

Así es la Procesión del Silencio… Un evento que sin importar la religión es impresionante.

“¡Ayer, por primera vez lo vi! Pareciera que es uno de los más importantes para los fieles católicos”.

Son pasadas las diez de la noche, han transcurrido más de dos horas que inició la edición número 64 de la Procesión del Silencio en San Luis Potosí; es el segundo evento de importancia en su tipo en el mundo, solo después del que organizan en Sevilla, España.

La primera Procesión del Silencio la organizaron por los toreros, y a decir de los visitantes ha mejorado año con año, tanto, que se ha convertido en uno de los mejores episodios que recuerda la Pasión de Cristo y en un evento muy recomendable para Semana Santa en San Luis Potosí.

procesion del silencio 2017-san luis potosi-cristo-

El peregrinar inicia cuando se abren las puertas del imponente templo del Carmen, una de las construcciones más representativas del barroco Churigueresco en México. Carlos Alberto es cofrade, llegó visiblemente cansado a la Plaza del Carmen.

Carlos participa como cofrade, afirma que a pesar que el recorrido de 2.5 kilómetros es cansado, aunque depende de cada persona, pues se tiene la creencia que aquellos participantes que sienten mayor desgaste por el recorrido en las principales calles del Centro Histórico, es por “los pecados” que han cometido.

Desde hace 25 años participa en este evento, lo hace desde que un amigo lo invitó y cada vez que finaliza su participación, dice que siente un gran alivio en su alma, principalmente por poder ser miembro de la Cofradía de la Virgen Soledad, y asegura que estas acciones le permiten acercarse a un ser supremo, llamado Dios.

La Procesión del Silencio realizada cada Viernes Santo comenzó como cada año, en punto de las ocho de la noche, el centurión de la Guardia Pretoriana abre camino desde el Teatro de La Paz hasta el templo del Carmen, con tres toques a la puerta del templo ésta se abre y comienza el recorrido de las 30 cofradías participantes, que portan vestimentas de colores específicos en cada una.

Cada año es notorio el asombro de turistas, ciudadanos, empresarios, autoridades municipales y estatales, entre otros asistentes quienes se encuentran distribuidos a lo largo del recorrido de la Procesión. Las damas, cofrades, monaguillos, nazarenitos, macarelas, charros, costaleros, guardias y demás integrantes, recorren las calles principales del Centro Histórico e San Luis Potosí, convertido, por único día, en una enorme construcción religiosa.

Actualmente participan 30 cofradías, han aumentado año con año y están completos los cinco misterios dolorosos del Rosario y las 14 estaciones del viacrusis. Las columnas procesionales también son conocidas como hermandades y son asociaciones de fieles católicos que marchan a lo largo de la ruta procesional.

Cada una de las cofradías se prepara muy bien, lo hacen desde principios del año y según explica José Guerrero, de la “Cofradía de San Agustín”, conformada por 90 personas y explicó que cada color de las hermandades está definido por la parroquia a la que pertenecen.

Aarón Mota tiene 27 años participando en la Procesión del Silencio, inició en el municipio de Charcas a los 8 años de edad, luego se trasladó a la capital de San Luis Potosí a los 12 años y pudo continuar con esta tradición, motivada por la fe y aun cuando ninguno de sus familiares le inculcó esta práctica, él ha decidido continuar con ella, porque “le llena el alma”.

A pesar que el trayecto es cansado, dice que llegó sin sentir dolores en su espalda, solo con la satisfacción de terminar el recorrido y afirma que, por el contrario, le resulta sumamente placentera, así que, el cansancio no es motivo para desistir en su devoción y culminar el trayecto como cofrade.

Paola Gómez, integrante de la “Cofradía de Cristo Roto”, participó como cajera, reconoce que es cansado portar el hábito y el cono en la cabeza para poder caracterizarse, pero la satisfacción de participar en este evento es superior, se siente orgullosa y este 2017, cumplió cuatro participaciones.

Isabela tiene apenas 8 años de edad, aguanta en sus manos el estandarte de la “Cofradía del Cristo Roto”, ha participado en otros años, porque es una tradición familiar y aunque el trayecto de más de dos horas es cansado, su satisfacción por ser partícipe de esta tradición potosina es superior a cualquier otro sentimiento.

La noche del luto de la Procesión del Silencio culmina pasadas las 10 de la noche, ante la aparición de la majestuosa imagen de la Virgen de Los Dolores, ella capta todas las miradas de los asistentes, atónitos por la monumental participación de todos los integrantes de uno de los eventos más importantes del mundo.

Al término del evento, Juan José Acuña, quien acude desde hace varios años a la Procesión del Silencio, aseguró que año con año ha visto nuevos elementos o adaptaciones, lo sabe porque familiares participan en las cofradías, motivo por el cual no deja de asistir.

Luisa, aunque es mexicana de nacimiento, viajó desde Nueva York con su familia a presenciar por primera vez la Procesión del Silencio. Se ve sorprendida y maravillada por la peregrinación de las cofradías y citó que su estancia en la entidad potosina ha sido agradable, por tener espacios y monumentos preciosos.

procesion del silencio 2017-san luis potosi-encadenados-3

Elvira Gutiérrez de Nayarit, hace 25 años presenció la Procesión del Silencio en compañía de sus hijos, le gustó y se propuso volver cuando le fuera posible, y este año 2017 acudió con sus nietos y nuevamente su familia quedó maravillada con el recorrido que realizaron las cofradías. Uno de sus hijos se casó con una mujer originaria de Alemania y también acudió con su familia, quedaron asombrados, “yo no hablo alemán, pero sé que les gustó mucho; estaban muy atentos y sorprendidos de tan bonito evento. A mí me encantó; veo que ha mejorado mucho con los años y que bueno que siga existiendo esta tradición que nos permite recordar La Pasión de Cristo”, concluyó.

Otro Viernes Santo y el segundo evento más importante en el mundo, dejaron sobre las calles del Centro Histórico capitalino, el regreso del Cristo, siempre acompañado de cofrades, del caminar de penitentes, en una atmósfera envuelta por el silencio de los nazarenos, del público en lágrimas y por el eco del sonido de las cadenas en arrastre, con pasos cansados, pero firmes en su fe.

En el centro de la fiesta religiosa, el toque sistemático de un tambor que distancia, con un golpe de otro, los pasos entre las personas que con devoción integran las cofradías y los grupos participantes que con júbilo entregaron su colaboración en este espectáculo religioso y cultural del pueblo potosino.

Aranzazú y sus amarillos, los Arcos Ipiña tornados de morado y una colorida Plaza de Armas dejan la sensación de que esta noche miles de feligreses expresaron su amor por Jesucristo. Sin embargo, lo del César al César, y si hubo éxito en esta semana se tradujo en la visita de más de 300 mil visitantes y la derrama alcanzó los 240 millones de pesos, así lo propuso la Secretaría de Turismo en la entidad. Lo de Dios es de Dios, y lo del César, al César.

procesion del silencio 2017-san luis potosi-virgen de dolores-la dolorosa-3

Galería 2017.

Procesion del silencio en San Luis Potosi 7

Procesion del silencio en San Luis Potosi 4

Procesion del silencio en San Luis Potosi 51

Procesion del silencio en San Luis Potosi 32

Procesion del silencio en San Luis Potosi 31

Procesion del silencio en San Luis Potosi 56

Procesion del silencio en San Luis Potosi 57

Procesion del silencio en San Luis Potosi 49