LO DESTACADO

Oración de un Niño con Autismo

adriana-duran-valero-autismoLa Semana Santa es el momento litúrgico más intenso de todo el año y en un principio se le llamó “La Gran Semana”. Ahora la conocemos también como Semana Mayor y a sus días se les dice: días santos. Comienza con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Pascua. Y en las familias católicas se llevan a cabo una serie de actividades que conmemoran anualmente la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret.

Por ello, pensé que era un buen momento para compartir con ustedes un poema y una oración que fue escrita para todos los niños y adultos con autismo.

Pido por todas las personas con autismo
Pido que el mundo abra los ojos y abra las mentes
Pido que nos conozcan, que nos comprendan
Que nos incluyan, que nos acepten
Que nos inviten y que crean en nosotros
Que vean nuestro interior antes de ver nuestra condición

GRACIAS Jesús por…

• Los que comprenden mi extraño caminar y mis manitas torpes
• Los que saben lo que mis oídos tienen que esforzarse para comprender lo que oyen
• Los que comprenden que aunque mis ojitos brillan, mi mente es lenta
• Los que miran y no ven la comida que dejo caer fuera del plato
• Los que con una sonrisa en los labios me estimular a tratar una vez más
• Los que nunca me recuerdan que hice dos veces la misma pregunta
• Los que comprenden que me es difícil convertir en palabras mis pensamientos
• Los que escuchan pues, yo también tengo algo que decir
• Los que saben que mi corazón siente aunque no pueda expresarlo
• Los que me respetan y me aman como soy tan solo como soy y no como ellos quisieran que yo fuese
• Y por lo que me ayudan en mi peregrinación hacia la casa del Padre Celestial.
Amén
Quiero mirar siempre a mi hijo para entender cuando habla en sus silencios. Quiero escuchar sus tristezas en esos ojos tan bellos, tan limpios y poder transformarlas en alegrías.

Y poder escuchar su llanto si su corazón llora aún a través de sus sonrisas. Y encontrar su felicidad entre esas frases que él se empeña en repetir una y otra vez y que, a veces, por más que intento no entiendo.

Ven, guarda silencio y observa junto conmigo el universo que Dios nos regaló…
El siempre dice que tú eres especial, que eres el ángel que guiará mis pasos después de que yo te guie a conocer los suyos.

Les deseo unos días de recogimiento, de buscar la reconciliación y sobre todo que convivan con su familia en paz, que aprovechen para decirle a su gente que la aman y que estas vacaciones sirvan también para renovar fuerzas y regresar nuevamente a sus actividades con alegría y con nuevos bríos.

¡Nos leemos hasta la siguiente semana!