LO DESTACADO

¿Es el adulterio un pecado imperdonable?

El adúltero rompe la solemne promesa que le hizo a su cónyuge el día de su matrimonio, ¿Qué dice la promesa? ¿La recuerdas? “Yo, te acepto a ti como mi (esposa o esposo), y prometo serte fiel, en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, y amarte y respetarte, todos los días de mi vida”. Todos los días de mi vida quiere decir, eso, todos los días de mi vida, ¿Ya te enteras?

Origen de la palabra adulterio (del latin adulterium) se refiere a la unión sexual de dos personas cuando uno o ambos están casados con otra persona. A través de los siglos, en diversas culturas, el adulterio ha sido moralmente censurado y hasta penado, considerándoselo un delito pero esto no ha impedido que muchas personas lo practiquen. Desde el punto de vista de la religión. Si se está casado y se tienen relaciones sexuales con otra persona, se está cometiendo adulterio.

El adulterio, entre otras razones, es el final de una serie de situaciones que presentan los cónyuges en el matrimonios por diversos factores que se viven o no en la intimidad de cada hogar, y que cuando el cónyuge califica, ya sin amor y sin acordarse de la promesa “todos los días de mi vida” la conducta de su pareja, pues es más fácil encontrar un culpable en lugar de analizar el yo y ver la parte de responsabilidad que tiene cada uno en esta lamentable situación.

Una vez iniciado esta etapa comienzan a brotar las conductas egoístas de cada uno al verse acusado, acusada, recriminado, recriminada de situaciones que son de ellos y que denotan una crisis espiritual, moral y de falta de compromiso en su matrimonio; así mismo se precisa la urgente necesidad de pedir ayuda para ambos, de personal profesional para que las cosas no se salgan de control y terminen como muchos matrimonios en la separación y posteriormente al alimentarse de más egoísmos por parte de los consejos de las personas cercanas a cada cónyuge.

Consejos muchas de las veces que no abonan para mantener la promesa del matrimonio ante Dios, “todos los días de mi vida”; sino todo lo contrario, abonan para alentar la separación de la promesa a Dios, , pero se olvidan de las consecuencias sobre los hijos y la sociedad. Esta mentalidad contraria a la familia es agradable al diablo. Esa relación culmina en el divorcio, de donde los únicos afectados son ellos mismos y los hijos, si los hubiere. Apoyarse el uno al otro con verdadera devoción hubiera sido una verdadera muestra de amor.

Separación y posteriormente el divorcio, ¿Por qué terminan muchos matrimonios con este desenlace?, ¿Por qué se han olvidado de la promesa “todos los días de mi vida”, la respuesta a estas preguntas es porque dejaron ir el amor entre ellos, al no existir Dios en sus diálogos, al dejar de estar presente Dios en sus corazones, dejó de existir esa iglesia doméstica, en el matrimonio que está presente entre los esposos y un matrimonio templo del Espíritu Santo, para que el maligno no pueda entrar y hacer daño, porque están en comunión con Dios, luego entonces al no estar Dios en sus corazones, entra a hacer su trabajo un demonio especializado en atacar a la familia, se llama Asmodeo, el diablo también busca atacar a la familia a través de las ideologías y de los estilos de vida y pensamientos individualistas que han seducido a la sociedad. Y entre los cuales se encuéntrala difusión del divorcio.

Se cree que , pero se olvidan de las consecuencias sobre los hijos y la sociedad. Esta mentalidad contraria a la familia es agradable al diablo: él sabe que un hombre solo y sin puntos de referencia es manipulable e inestable. El demonio busca destruir a las familias y a tu familia porque es allí donde Jesús crece, en medio del amor de los cónyuges y en la vida de los hijos. Crece en el amor de los cónyuges, crece en la vida de los hijos. Y por esto el enemigo ataca tanto a la familia. El demonio no la quiere. Busca destruirla. Busca que el amor no estè allí, advirtió el Papa Francisco en Roma ante 52.000 persona.

Ese día el papa Francisco recordó que las familias son estas iglesias domésticas. Los esposos son pecadores, como todos, pero quieren ir adelante en la fe, en su fecundidad, en los hijos y en la fe de los hijos. Por ello, en este momento, pidió al Señor que bendiga a la familia y a tu familia, la haga fuerte, en esta crisis en que el diablo quiere destruirla.

El tema del adulterio y la infidelidad es gravísimo hoy en día. “Si te dice que ya no hay magia en una relación es porque ya le están haciendo trucos con otra varita”. (QFB. Fernando de la Fuente García). Las pequeñas mentiritas luego se hacen grandes y hacen de tu vida una falsedad enorme. ¿Sabes cuántas cosas bonitas transmites con la verdad y cuantas cosas malas con la mentira? , con la verdad transmites confianza, seguridad, estabilidad, se ve el futuro; en cambio con la mentira transmites, celos, incertezas, angustias, desconfianzas, cuando se abre la puerta de la desconfianza, ¿quién la cierra?,

Sabes, a veces es mejor pelear que decir mentiras, entre marido y mujer hay una palabra hermosísima que se llama transparencia. Si quieres transmitir amor, primero fidelidad, y esto significa permanecer inaccesible, a todo aquello que ponga en riesgo tu matrimonio, muy importante no olvidarlo. Consejo de oro para todas las parejas, guárdate todos tus piropos para tu marido, para tu mujer; a los demás, solo les das las gracias, el por favor, el con permiso, pase usted. Simone de Beauvoir, acuño una frase muy interesante para la mujer “Una mujer libre es justo lo contrario de una mujer fácil”.

Pero vamos al título de mis reflexiones en este día, ¿Es el adulterio un pecado imperdonable? No, en la Biblia leemos que Dios perdonó a hombres y mujeres, entre ellos adúlteros, que se arrepintieron de sus pecados y abandonaron su vida inmoral, estas personas llegaron a ser amigas de Dios. Un ejemplo fue el rey David, él era un hombre casado y se acostó con la esposa de un oficial de su ejército, la Biblia dice que esta acción de David “pareció mala a los ojos de Dios” , después de ser reprendido, David se arrepintió y Dios lo perdonó, aun así, no pudo evitar las amargas consecuencias de sus errores.

El rey Salomón dijo más adelante: “El hombre que comete adulterio es un necio total, porque se destruye a sí mismo”, si usted ha cometido adulterio, tiene que pedirle perdón a Dios y a su cónyuge, huya de la pornografía, de las fantasías sexuales, del coqueteo y de cualquier cosa que pudiera llevarlo a sentirse atraído a otra persona. Y si es su cónyuge el que le ha sido infiel, puede estar seguro de que Dios entiende su situación, pídale consuelo y guía, pues la Biblia promete: “[Dios] mismo te sustentará” Si decide perdonarlo y no divorciarse, ambos han de hacer un gran esfuerzo por reconstruir su matrimonio ““[Dios], deja pasar tu pecado”, dijo Natán al rey David, quien se arrepintió de haber cometido adulterio.

Pero el adulterio sigue destrozando familias, en algunas culturas se ve hasta normal que los casados, en particular los hombres, tengan relaciones sexuales fuera del matrimonio. y ahora con Facebook, incluyendo todas las redes sociales; WhatsApp, Instagram, Messenger, incluyendo todo lo referente a video llamadas, y todo lo que le sigue, es más frecuente mucho más frecuente el adulterio de las mujeres y más ahora en muchas mujeres casadas, desde luego que también los hombres, siempre ha sido así, pero ellas encontraron ahora una fuente idónea para dar rienda suelta a esa segunda imagen que estaba siempre dentro de ellos.

Ahora con la privacidad de la comunicación uno a uno se llega a tener una serie de complicidades e intimidades con personas diferentes a su cónyuge que han llevado a la infidelidad de ambos, solo que la mujer no tenía acceso a la abundante comunicación exterior por contactos desde su casa, diferente a como ahora lo tiene en Facebook, y cuando digo Facebook me refiero como cónyuges, tanto para hombre como la mujer, a través de si teléfono móvil o algún otro dispositivo.

En un artículo de Arturo Ramírez Gallo publicado en el periódico digital Mileno de septiembre del 2015, relativo a un estudio sobre infidelidad de personas casadas, del Instituto de Psiquiatría Ramón de la Fuente, realizado en México. Establece que el 90 % hombres y 70 %de mujeres en matrimonio han sido infieles por lo menos una vez en su vida. Luis Eduardo Baltazar, Integrante de la Federación Jalisciense de Colegios, Academias y Asociaciones de Profesionistas. Según este estudio las edades en que se registra mayormente los casos de infidelidad en hombres y mujeres oscilan entre los 45 y 60 años, añadiendo que durante este intervalo de edades ocurren circunstancias de diversa índole que motivan a las mujeres y hombres a tener una experiencia con otra persona.
Existen softtwares como el Nannyware creados para vigilar el uso de internet de los menores, mediante una aplicación, estos softtwares pueden capturar una imagen o detectar ciertas palabras clave, que conducen a la captura del infiel. Estos ‘software’ espía permiten espiar electrónicamente los mensajes que envía o recibe el cónyuge. Posteriormente, estos e-mails pueden incluso llegar a servir de prueba en demandas de divorcio. “Las parejas no estaban preparadas para que llegara una red social donde los usuarios empezaron a manifestarse con sus pasados o antecedentes y a encontrar nuevas posibilidades de relacionarse.
Y muchos piensan que el matrimonio no tiene por qué ser para toda la vida, cuantas cosas han ocurrido desde que se inicia en todo el mundo la perdida de los valores morales y espirituales entre las personas, llámense esposos, amigos, compañeros de trabajo, padres e hijos, etc.
Existen personas en matrimonios desvinculados que deciden seguir unidos y vivir en la misma casa, por respeto a los hijos, por la vida social, por las apariencias, siguen unidos aunque ya no existe el sentimiento que los mantenía en relación de pareja, respetando cada uno sus vidas privadas, sin tener porque hacerlo público, así mismo guardan las composturas de imagen y los horarios de su casa, así como las salidas familiares que sean necesarias se harán como pareja. Esto se pude interpretar en lo social y en lo referente a su vida privada. Esto lo hace mucha gente, siguen unidos aunque ya no hay relación de pareja.
En este caso desde el punto de vista de estos matrimonios desvinculados (según ellos) no existiría adulterio porque es un convenio pactado por la pareja de llevar vida privada en forma independiente, y con discreción entre ellos, tal y como se les concede después de un divorcio civil, solo que si habrá adulterio por parte de cada uno de ellos cuando tengan relaciones sexuales con alguien que no es su compañero, porque siguen casados (los que se casaron) por la iglesia, ¿Recuerdas lo qué dice la promesa? “Yo, te acepto a ti como mi (esposa o esposo), y prometo serte fiel, en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, y amarte y respetarte, todos los días de mi vida”. Todos los días de mi vida quiere decir, eso, todos los días de mi vida, ¿Ya te enteras?

Los matrimonios para que perduren y sean para siempre les digo: las alianzas, (sean anillo o argolla) que se entregaron el día de su matrimonio, significan la promesa de ustedes ante Dios, y para que puedan significar lo que significan verdaderamente, yo les diría así en una palabra: “El amor no es un fruto, el amor es un verbo. Un fruto es el amar, pero hay que considéralo así, hay que amar, hay que enseñarse en amar en el amor, que es Dios. Amar es un ejercicio de jardinería, cuida, siembra, riega, quita las yerbas malas, prepárate que habrá momentos de sequía, momentos de mucha agua, pero nunca dejes de cuidar el jardín.
No existe eso de que yo siembre una planta o un árbol y que crece solo y ya todo sin ningún problema, no. Hasta el último día cuida, limpia, poda, etc., porque amar es eso un ejercicio de jardinería, su fruto es el amor, pero hay que amar que es un verbo, que después da un fruto, así que les diría a todos no dejen nunca de luchar, no dejen nunca de amarse.
“Amar y ser amado” los esposos también tienen que ser amigos y cómplices en todo, no se trata de saber quién vino primero quien te conoce de más tiempo, se trata de quien llegó y nunca se fue, recordemos que toda mi tesis se refiere a que el matrimonio religioso es para siempre, y que el anillo o alianza de matrimonio también lo es, en cambio en el matrimonio civil, ocurre muchas veces lo contrario, siempre hay alguien que discute que vino primero, otro que discute que te conoce de más tiempo, pero a final de cuentas, se trata de que llegaron juntos y siempre hay alguien que se fue, rompiendo así su promesa. Entre griegos y troyanos espera tus valiosos comentarios.

BIBLIOGRAFÍA:
QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha “Santidad del amor humano”
QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha “El matrimonio es para siempre”
QFB. Fernando de la Fuente García. La Brecha “El Amor y la comunicación en el matrimonio”
Catholic.net. Padre Ángel Espinosa de los Monteros L. C. “Reflexiones Defender el amor”
Biblia Católica. Nacar-Colunga. Citas bíblicas

La Brecha, Columna “Entre griegos y troyanos”
Mtro. QFB. Fernando De la Fuente García
E-Mail: ferdelafuenteg@gmail.com
Twitter: @FerranFercho
WhatsApp: 4444-16-9864

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s