LO DESTACADO

Faltan 70 años para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres en México: ONU

De acuerdo a un estudio de ONU Mujeres, aún faltan 70 años para alcanzar la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres, señaló que sin embargo, con la participación de toda la sociedad se podrá disminuir esa brecha de género en un tiempo menor.

En información sobre el panorama de las mujeres en San Luis Potosí extraída del INEGI e INMUJERES para el Programa Estatal de Igualdad se señala que la tasa global de fecundidad en el estado ha descendido en comparación con los datos obtenidos en el año 2000 que era de 3.2, y en el año 2016 es de 2.3.

En relación con la tasa de fecundidad adolescente se observa un decremento entre los periodos señalados, en el año 2000 fue de 74.1 y para el 2016 es de 63.3. Al respecto cabe señalar que el porcentaje de mujeres de 12 a 19 años con al menos una hija o hijo nacido vivo, aumentó de 6.8% en el año 2000 a 7.4% en el 2015.

En el 2015, en la entidad hubo 710,233 hogares, 27% de ellos tienen jefatura femenina, (191,193 hogares) y 73% tienen jefatura masculina (519,040 hogares). La composición de los hogares es mayoritariamente familiar (89.4%) y no familiar representó el 10.4%.

La atención de la salud presenta matices particulares en el caso de las mujeres, quienes requieren servicios específicos en materia de salud sexual y reproductiva y, dada su mayor longevidad, son también mayoría entre quienes demandan tratamientos para padecimientos crónico-degenerativos o servicios geriátricos.

La mayor parte de las mujeres con acceso a servicios de salud cuentan con ellos a partir de su relación con otras personas o de su pertenencia a programas sociales; es decir, el acceso que tienen a los servicios es indirecto, no depende exclusivamente de ellas y no cuentan con garantías al respecto. Esta situación las coloca en condiciones particulares de vulnerabilidad y dependencia que atenta de manera directa contra su derecho a la salud.

En materia económica el 46.7% de la población es económicamente activa, de ella 33.9% son mujeres y 66.1% son hombres. En el mismo sentido, de la población económicamente activa, el 96% es población ocupada, 97.6% en el caso de las mujeres y 95.2% en los hombres.

La población ocupada asciende a 947,628 personas, de las cuales 620,927 son hombres y 326,701 son mujeres. Cabe destacar que hay diferencias sustantivas en razón de la división ocupacional ya que un en materia de funcionariado, profesionistas, personal técnico y administrativo el 21.66% son hombres y 35% son mujeres, también son mayoría mujeres en el ámbito del comercio y trabajo en servicios diversos con el 50.23% de participación a diferencia de 30.54% de presencia de hombres; mientras que en materia de trabajo agropecuario el 13.71% de hombres trabaja en dicho sector y sólo el 0.96% de mujeres lo hace, por último en el trabajo en la industria el 33.33% de hombres ocupados se dedica a este sector, mientras que el 12.46% de mujeres lo hace.

Respecto de las mujeres que ocupan puestos de decisión o participan políticamente, en el estado se observaron aumentos importantes en relación con el periodo 2000-2015, en el que prácticamente se duplicó el porcentaje de presidentas municipales (de 3.4% pasó a 6.9%), sin embargo, en el mismo periodo en el nivel nacional, este porcentaje casi se triplicó (de 3.5% en 2005, alcanzó 9.4%).

Asimismo, las mujeres con participación política en el Congreso del estado, en el 2005, estuvieron representadas con el 18.5% como diputadas y para 2015 este porcentaje casi se duplicó obteniendo el 33.3%. En el nivel nacional se obtuvo un avance muy similar ya que en el periodo 2003-2006 representaron el 23.6% y para el 2012-2018 lograron el 42.4%.

Si bien estos datos muestran un grado de avance en términos del acceso de las mujeres a cargos para la toma de decisiones, persisten obstáculos que se denominan violencia política. Erika Velázquez señaló que el logro de la paridad horizontal en la actual reforma electoral es un buen paso que habrá que vigilar su cumplimiento.