LO DESTACADO

“¿Día de la Mujer? Nada que festejar”: Una Voz de las Silenciadas en SLP

8 de marzo
Hoy es 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. Madres de hijas asesinadas gritan que nada hay por celebrar, si a las mujeres las están matando. Este día se ha convertido en el Paro Internacional de Mujeres. Siete mexicanas son asesinadas cada día y solo un 25% de los casos son investigados como feminicidios, según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. En San Luis Potosí una voz de las silenciadas habla con dolor; es Doña Carolina, madre de “La Güera”, asesinada hace cinco años y a pesar que identificaron al presunto, salió libre y el caso quedó impune.
Feminicidio
Del Lat. Femîna mujer y -cidio; cf. ingl. femicide.
El término feminicidio denuncia la violencia machista, donde el odio a la condición de mujer es el principal motivo que impulsa al perpetrador a ser violento. Un feminicidio no es un simple homicidio, sino el ataque deliberado por condición de género.

“Recuerdo que tomé su mano, pero estaba tiesa y fría. Ella traía un vestido cortito, yo la cubría como podía, mientras le preguntaba desesperada ¿quién fue mi chiquita? ¿Quién te hizo esto? ¿Quién te mató?”. Con lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta la señora Carolina, madre de “La Güera”, se remonta hasta cinco años atrás, cuando perdió a una de sus cinco hijas.
Con apenas con 24 años de edad, la hija de “Carito”, fue víctima de la delincuencia; una bala en la garganta le arrebató la vida, sus sueños y dejó a un menor sin su madre.
asesinadaLos hechos de una noche lluviosa a principios del mes de septiembre no se olvidan: dos de sus hijas acudieron a celebrar a un amigo y se encontrarían con su pareja. Sin embargo, antes de entrar al domicilio pasó un vehículo lanzando botellas de vidrio en contra de quienes estaban afuera de la casa, principalmente en contra de mujeres, luego se escucharon detonaciones de un arma de fuego y escasos minutos después una señora grito “¡la Güera se desmayó!”, pero cuando su hermana se acercó a ella se percató de que había sido asesinada.
“Mi hija me habló. Estaba yo en la casa, no era muy noche, eran como las 10:00, cuando me dijo: Mami, mataron a mi hermana. Pensé que era una equivocación. Salí corriendo, estaba cerca de la calle donde vivía…cuando llegué mi hija estaba tirada en el piso, yo gritaba ¿Quién fue?”
Meses después las autoridades de la procuración de la justicia en San Luis Potosí, identificaron al agresor y asesino de su hija; pasó un tiempo huyendo de la ley y antes de que le emitieran sentencia, el abogado defensor del delincuente acudió con la Señora Carolina para intentar sobornarla con una fuerte cantidad de dinero para que le concediera el perdón y retirara de la denuncia y solo le reclamó que “la vida de una hija no tiene precio; además, con esos hechos había matado a toda una familia”.
Sin embargo, con rabia y decepción en contra de las autoridades que le dieron seguimiento a su caso, dijo que a pesar de que el inculpado fue identificado como autor del asesinato de “La Güera”, fue dejado en libertad y el caso quedó impune.
Entre lágrimas recuerda con dulzura y amor a su hija. Dice que era muy alegre, siempre buscaba la forma de hacerla sonreír y también a sus hermanas. Asegura que jamás anduvo en malos pasos, por el contrario, día a día trataba de dar lo mejor de sí misma para sacar adelante a su hijo y le apoyaba en lo que podía. Se dedicaba a la venta de comida, artículos, ropa y además, estudiaba belleza.
comillas rojasSí vivo, pero es un decir vivir, porque siempre me va a hacer falta mi hija. No hay un día que no deje de pensar en ella. Yo tengo presente una canción muy cierta, que dice: “es tan grande el dolor que no puedo llorar”; y eso es muy cierto, porque aunque le he llorado, dentro de mí siento que falta mucho por desahogarme”.
La señora Carito considera que en este día Internacional de la Mujer, no hay nada que celebrar. Cada vez son más altas las cifras de asesinatos de mujeres, en el estado y a nivel nacional; además, como se constata en medios de comunicación, la violencia de género incrementa al igual que los índices de inseguridad que ponen en riesgo a las y los potosinos.
Desde aquel lamentable suceso, tiene miedo de que sus otras cuatro hijas salgan a la calle. No quiere repetir la amarga experiencia, cuando una de ellas le mencionó que más tarde volvería casa, y hasta el momento no lo ha hecho. Lo que le parte el alma, reitera, es que la sigue amando como el día que la vio nacer; como ama al resto de sus hijas y nietos.
paro_internacional_de_mujeres-500xEn el 2016 se registraron 11 casos de feminicidios en San Luis Potosí, tan sólo cuatro de ellos en el mes de diciembre; mientras que este 2017 se tienen dos casos confirmados, uno ocurrido a principios del mes de enero en la colonia Pavón en Soledad de Graciano Sánchez; y otro a finales del mes de febrero en Escalerillas, según confirmó Gloria Serrato Sánchez, Comisionada Estatal Ejecutiva de Atención a Víctimas.
Precisó que investigan otros dos decesos de mujeres, para determinar si fueron o no feminicidios. Mencionó que en el año 2016 incrementó el número de denuncias de mujeres que argumentaron haber sido víctima de algún tipo de violencia. Tan sólo en el Centro de Justicia de la Mujer se atendieron el año pasado mil 200 casos de diversas índoles, en tanto que en este año 2017, ya se acumularon cerca de 500.
Serrato Sánchez consideró que aunque en la Comisión de Víctimas se están atendiendo quejas y denuncias por parte de mujeres que han padecido algún tipo de violencia, aún quedan pendientes para garantizar el bienestar y seguridad de las mujeres. Reconoció que aumenta la cultura de la denuncia.
El asesinato de mujeres en México cobró notoriedad internacional en 1993, cuando comenzaron a denunciarse públicamente los casos de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. Tuvieron que pasar casi 20 años para que el país incluyera en su Código Penal el delito de feminicidio.
Datos en México:
2012 y 2013 murieron 1507 mujeres.
2014 murieron 5032 mujeres.
2015 y 2016 murieron 7504 mujeres.
En el mundo hay grupos de mujeres que convocan este día a un Paro Internacional como protesta porque las están matando. Su lucha, apenas empieza.

paro internacional de la mujer-940

Astrolabio Diario Digital presentó una crónica de las mujeres que han sido asesinadas desde marzo de 2016 al día de hoy. El trabajo de Antonio González Vázquez cita que a 32 mujeres les quitaron la vida. “Probablemente pueden ser más, pero eso solo lo sabe el gobierno y la policía”.
Marzo 2016
Samantha Jocelyn quería ser doctora pero la muerte la recogió en su seno. A sus escasos 21 años estudiaba en la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Por la mañana del 6 de marzo encontraron su cadáver en el estacionamiento de un edificio de departamentos ubicado en Río Nazas en Lomas. La joven originaria de Guanajuato cayó desde una altura de 10 metros y murió, pero llamó la atención que presentaba huellas de haber sido maniatada puesto que tenía lesiones en las muñecas y tobillos. Cayó ¿o la arrojaron? por un pozo de luz.
Abril 2016
El día 8 de abril de 2016, el procurador de Justicia, Federico Garza dio a conocer el hallazgo del cuerpo de una chica de 17 años de edad en las aguas del Río Axtla en el municipio del mismo nombre en la Huasteca. No ofreció ningún detalle al respecto, se limitó a decir que se aplicó el protocolo de investigación relacionado al feminicidio, lo cual no deja de ser un hecho casi insólito puesto que el procurador nunca informa de tragedias como la de Axtla.
El 9 de abril de 2016 mataron a doña Lourdes que ya tenía 62 años de edad. Murió junto a su esposo, don Francisco. La escena fue presentada de manera escueta por parte de la Policía Ministerial, como si no mereciera la sociedad una mayor explicación: “Los cuerpos de los occisos se encontraban en la cocina de la vivienda, quienes a simple vista, el hombre presentaba un golpe en la cabeza y un lazo alrededor del cuello; la mujer fue hallada con una bolsa de plástico sobre su cabeza hasta el cuello”. El crimen ocurrió en el 133 de la Cerrada de Monte Bonet de la capital potosina.
El 10 de abril, María Guadalupe salió a cenar. Tenía antojo de unos tacos y entonces, con dos amigos se fue a una taquería de la Avenida México puesto que se sabía que en Tacos “Min” servían unos exquisitos tacos al pastor y otros de cabeza para chuparse los dedos. Apenas habían llegado a donde los tacos cuando unos sujetos que iban en un vehículo empezaron a dispararles sin importar que en el lugar hubiera otros parroquianos. A María Guadalupe de 41 años de edad la hirieron de gravedad igual que a uno de sus acompañantes. Ella, al llegar al hospital falleció y su compañero murió horas después
Mayo 2016
Cecilia Guadalupe no pudo felicitar a su mamá el Día de las Madres porque la mataron cuando en la madrugada del 10 de mayo, andaba de serenata junto con varios amigos en la delegación municipal de Bocas. Un grupo de amigos se habían organizado para ir a cantar las Mañanitas a sus mamás y para ello se trasladaron en una camioneta Explorer gris. La madrugada se extinguía cuando pasaron por la comunidad de El Mezquital y al escuchar el estruendo de los disparos prefirieron salir de ese lugar sin darse cuenta que a Cecilia Guadalupe había sido mortalmente herida, la llevaron al médico en Bocas pero ya había fallecido. Nadie supo quién fue ni tampoco por qué los agredieron; la policía llegó al lugar tres horas después de los hechos y como lo dicta la promesa trillada, se aprestarían a investigar para dar con los responsables. Por cierto Cecilia Guadalupe tenía solo 19 años de edad y vivía en la comunidad de Rancho San Rafael.
Al filo del mediodía del 27 de mayo, doña Juanita cerró su modesta tienda de abarrotes para ir a comer un poco, así se acostumbra hacer en San Elías, un rancho del municipio de Tierra Nueva. Iba a su cocina cuando alguien tocó fuertemente la puerta de madera del tendejón, así es que se regresó porque a sus 75 años de edad sabía no estaba de más atender a un cliente en días de tan bajas ventas. La acompañaba otra mujer de la que no se supo su nombre, pero apenas abrieron la puerta cuando unos sujetos las amagaron y golpearon. A doña Juanita la ataron a un poste y la estrangularon mientras que su compañera había quedado inconciente por los golpes que le dieron. La policía Ministerial resolvió que los sujetos habían entrado a robar aunque a decir verdad, no supieron qué se robaron. Testigos dijeron que tres hombres a bordo de una camioneta tipo Van y presuntamente originarios de Matehuala, salieron disparados de la tienda luego de asesinar a doña Juanita.
Alondra apenas tenía 18 años de edad y estudiaba la preparatoria. Vivía feliz hasta que la mataron unos agentes de la Dirección General de Seguridad Pública del Estado. Era de noche del 30 de mayo en la carretera Moctezuma-Villa de Arista y Alondra viajaba junto con unos amigos en una camioneta, iba a su casa. No pasaba nada, hasta que la patrulla 02369 se les próximo y sin más empezaron a disparar, la camioneta pickup gris en la que viajaba Alondra, otra chica y dos adolescentes, salió de la carretera y fue a parar entre la maleza y el lodazal. Alondra murió al instante. De hecho, acribillaron la unidad, tenía 17 orificios de bala, seis de ellos en la cabina donde viajaban los adolescentes. Los agentes de la patrulla 02369 al darse cuenta de su crimen crearon su versión de los hechos, misma que dice que les marcaron el alto a los jóvenes y que al no detenerse y al estar probablemente relacionados con un crimen, les dispararon. Así de simple, mataron a Alondra. Juan, Hugo, Valdemar y Celestino, los agentes responsables fueron presentados ante el Ministerio Público para investigación.
Junio 2016
Muy de mañana el 26 de junio, entre los matorrales secos de un camino cerca de la cabecera municipal de Villa de Zaragoza, fue localizado el cuerpo maltrecho y torturado de una mujer, sufría sendas heridas de bala en el cuerpo. Según estimaciones de la policía, el cuerpo fue abandonado en ese lugar por lo que se desconocía no solo a los autores del crimen, sino también sus porqués y dónde la ejecutaron. Como en muchos casos, el cuerpo fue clasificado como desconocido.
Doña Lucila vivía en la colonia La Pimienta en el municipio de Ciudad Valles y alguien entró a su casa, la torturó y enseguida la mató. La ahorcaron y luego la dejaron en un sillón de la sala, como si estuviera descansando. Tenía 62 años y vivía sola, sus hijos se había ido desde hacía años a Estados Unidos y una de sus hijas estaba en Querétaro y hablaban telefónicamente, pero el día 17 de junio, Doña Lucila desconectó el teléfono porque recibía llamados de un presunto extorsionador. Un vecino entró a la casa y se encontró el cuerpo de la señora que tenía un cable atado al cuello; la habían ahorcado. El caso fue tipificado por la Procuraduría como un feminicidio.
Beatriz tenía solo 23 años y tres hijos cuando la mató a golpes su esposo en la delegación de Bocas. La mató Roberto y era su marido. Para la fatalidad el dato: el 19 de junio, en el Día del Padre, Roberto mató a su esposa frente a una de sus hijas de apenas ocho años de edad. Un feminicidio más a ser investigado, pues al momento de la aprehensión del feminicida no se aportaron datos sobre los motivos que lo llevaron a matar a su esposa.
Julio 2016
Camelia y Alexis, madre e hijo, ella de 41 y él de 20 años, murieron violentamente en la madrugada del domingo 17 de julio en la violentísima colonia Satélite en la capital potosina. Unos sujetos traían algo con Alexis así es que en la calle Estados Unidos de América, le echaron un vehículo encima, cayó con todo y moto en la que viajaba y enseguida le dispararon, su madre salió corriendo de su casa para brindar apoyo a su hijo, pero fue recibida a balazos y ahí la mataron.
Agosto 2016
Miguel y Gloria salieron de su casa a eso de las diez de la mañana del domingo 28 de agosto. Iban de compras para surtir la alacena de su casa ubicada en la comunidad de El Durazno del municipio de Ahualulco. Se dirigían a Santa Teresa, una comunidad cercana, pero a medio camino, un grupo de hombres armados les salieron al paso y dispararon contra la camioneta Silverado en la que viajaban Miguel y Gloria quienes, de acuerdo con reportes de la Policía Ministerial, murieron en el lugar de los hechos. No se precisa cuántos hombres los atacaron ni qué armas utilizaron ni mucho menos porqué los mataron, pero del doble homicidio no se tenía en ese momento indicio alguno.
Septiembre 2016
Nancy iba a la escuela a dejar a sus hijos pero la mataron de un certero tiro en la cabeza y a su esposo lo secuestraron o mejor dicho, lo levantaron. Fue el primero de septiembre en Ciudad del Maíz, luego de las siete de la mañana. Su cuerpo yacía a un lado de la camioneta Ford negra desde donde sus hijos vieron como la masacraron. Nancy trabajaba en la Dirección de Desarrollo Municipal y era esposa de Luis Edmundo Espinosa, que fungía como director de la Unidad de Protección Civil.
En el rellano del antro El Siete Mares localizado en la zona de “La Curva”, que en Ciudad Valles es conocida por albergar bares, cantinas y cervecerías de mala muerte ejecutaron a una mujer que, junto con su esposo, conversaban animadamente a las puertas del local. Desde un vehículo en movimiento, les dispararon a eso de las seis de la tarde del día 7 de septiembre.
Octubre 2016
Joana apenas tenía 24 años de edad cuando la mataron. Corrían los primeros momentos de la noche del 7 de octubre cuando Joana recibió un disparo de arma de fuego. Si agresor, su propio esposo. La policía activó el protocolo de feminicidio porque de acuerdo con testimonios de vecinos de la calle de Ciudad del Maíz de esa comunidad de Soledad de Graciano Sánchez, el asesino agredía continuamente a su esposa hasta que al final la mató.
A las 22:30 horas del lunes 17 de octubre en la comunidad de El Leoncito del municipio de Villa de Hidalgo, Ana de 33 años de edad y su hijo Jonahatan de 16, fueron asesinados por su padrastro quien luego huyó. La Procuraduría General de Justicia aplicó el protocolo de investigación por feminicidio, ya que de acuerdo con testimonios, el marido de Ana la agredió a golpes luego de una discusión y al final la mató con arma blanca al igual que a su hijo.
Noviembre 2016
El día primero de noviembre, en un sendero adyacente al camino que conduce al ejido San José del Limón del municipio de Tamuín, fue localizada una osamenta que estaba apenas cubierta por tierra y hojas de los árboles de la zona. Entre los huesos esparcidos en el camino, la policía ubicó una garrafa donde había diesel y también los restos de prendas femeninas, lo que hacía suponer que se pudo tratar de un feminicidio, pero en el lugar de los hechos, los Ministeriales dijeron que lo mejor sería investigar así que empezaron a investigar, aunque nadie sabe si eso dará algún resultado.
El 2 de noviembre la policía encontró los cuerpos de un hombre y una mujer que fueron ejecutados con sendos disparos en la cabeza. El doble crimen ocurrió en el municipio de Vanegas. La policía municipal recibió una llamada para dar cuenta de que se habían escuchado disparos cerca de la zona centro del municipio y al acudir al lugar, da el caso que al interior de una cervecería denominada “Micheladas Los Paisas” estaban los cuerpos de un hombre, al parecer el dueño del negocio, llamado Jorge y cerca en otro cuarto, estaba Guadalupe Verónica de 18 años de edad.
Casi al mediodía del 11 de noviembre, un ex policía estatal de nombre José Antonio asesinó a una mujer que había sido su novia con un disparo a la cabeza y luego se quitó la vida. La mató en la calle de Molino de Huánuco de la colonia Los Molinos, discutió con ella asuntos del pasado, su deseo era que la chica volviera con él, hace tiempo lo había cortado; ella no quiso y la asesinó. Tras el feminicidio, José Antonio intentó sucidarse con la misma arma que había herido a quien había sido su mujer y tras agonizar durante varios días, finalmente perdió la vida sin explicar porque mató a la mujer.
El día 14 de noviembre, la Policía informó que fue localizado el cuerpo de una mujer en una comunidad de nombre La Parada del municipio de Ahualulco que se ubica cerca de la carretera federal San Luis Potosí-Zacatecas. Se trataba de Viviana, la joven que había sido desparecida el pasado 11 de noviembre en la capital potosina cuando se dirigía a su trabajo. Según el parte de la Policía Ministerial, tenía destrozada la cabeza debido a que recibió herida por arma de fuego en el rostro. En este caso, las primeras líneas de investigación apuntan a un feminicidio.
A la tía Angélica la mató su sobrino. Ella estaba en casa en el fraccionamiento Valle de San Isidro al norte del municipio de Soledad de Graciano Sánchez. Eran las cinco de la tarde del 16 de noviembre y en el 141 de la calle de San Pablo, Angélica de 37 años de edad esperaba a sus hijos que regresaran de la escuela cuando de súbito ingreso al hogar un sobrino suyo, un adolescente dado a las drogas e iba con otro sujeto igual que él, según contaron testigos a la policía. El adolescente asesino, al parecer de 16 años de edad, le disparó a su tía Angélica en la cabeza y luego huyó.
Entre las piedras y matas de yerbas que hay a la entrada de la pendiente que da de la carretera 57 al bulevar del Río Santiago en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez había dos cuerpos de ejecutados. Una chica de 19 años y un joven de 20, los dos recibieron disparos de arma de fuego en la cabeza. Alguien que pasaba por el lugar vio a lo lejos los cuerpos y llamó a la policía, eran las 8 de la mañana del 25 de noviembre. La mujer quedó tendida de espaldas sobre matorrales secos y a un lado, de rodillas y el rostro postrado en tierra como si rezara, quedó el joven; los dos no fueron identificados. Según el parte de la Ministerial junto a los cadáveres había una cartulina con un mensaje de un grupo delictivo, pero no se dio a conocer su contenido.
Diciembre 2016
El cuerpo de una mujer no identificada fue encontrado dentro de un tambo para la basura en el kilómetro 4 de la carretera Matehuala-Querétaro. Muy temprano el 29 de diciembre, le avisaron a la policía de que en ese depósito de basura de color amarillo a la orilla de la carretera contenía un cadáver. La mujer se encuentra sin identificar; es de aproximadamente 40 años de edad y cuenta con varios tatuajes, uno de ellos con la leyenda Fernanda y otros en forma de flor.
Manuela era afanadora en una cantina del municipio de Cerritos. El día 2 de diciembre, la mataron a golpes en uno de los sanitarios del Bar Texas. Llevaba 48 horas de que no se sabía nada de ella, lo único cierto es que su ex novio la andaba buscando porque lo cortó. Días después, la policía informó que a Manuela la mató su ex pareja y que desde el 29 de noviembre ocultó el cuerpo en el sanitario, mientras huía al municipio de Ciudad Fernández.”Era un sujeto muy violento con la ahora occisa e incluso la familia de ella tenía mensajes en su celular donde él le pedía perdón y le decía que no la volvería a golpear”.
Elisa regresaba de Ciudad del Maíz a su hogar en la comunidad de San Rafael, pero apenas descendió del autobús en el que viajó y se encontró con su ex pareja, un sujeto torvo y de mal aspecto que de inmediato la encaró y sin más le disparó a quemarropa para quitarle la vida. El día 15 de diciembre Elisa de 40 años de edad recibió dos disparos en el rostro. La mató porque ella ya no quiso seguir con él. La policía aseguró que ya inicio las investigaciones de este feminicidio.
En una humilde vivienda del ejido Guadalupe Victoria del municipio de Charcas, el 18 de diciembre, Francisca de 37 años de edad fue asesinada por su esposo, Eulalio de 40 años. Le quitó la vida con dos disparos calibre .22 en el pecho y luego él se suicidó. Según datos de la policía, la pareja había discutido por cuestiones aun desconocidas, pero el hecho es que él decidido matarla. Los cuerpos los encontró el hijo de la pareja, de apenas 11 años, quien desde entonces, se ha quedado solo; huérfano por decisión de su padre.
Enero 2017
El día 3 de enero, un agente de la Dirección de Seguridad Pública del Estado, de nombre Julio Cesar asesinó a su ex esposa en la colonia Rancho Pavón del municipio de Soledad de Graciano Sánchez. En la calle Plaza del Manantial, afuera del hogar de la víctima, el agente le disparó y el cuerpo de la chica de unos 28 años quedó tendido sobre la banqueta. Luego de eso, Julio César, que según la Procuraduría General de Justicia es policía estatal pero con licencia desde hacía 18 meses, intentó huir por la carretera 57 rumbo al norte del país. En Villa Hidalgo fue detenido y puesto a disposición de las autoridades. El feminicidio ocurrió porque su ex pareja había logrado la custodia de su hijo.
El 19 de enero, en el municipio de Charcas, en una humilde vivienda del barrio Clavellinas fue localizado el cuerpo de una mujer, en cuyo caso, la Policía Ministerial activó el protocolo de feminicidio. Según versión de su propia hermana, aproximadamente las 22:00 horas, ella se fue a dormir, al igual que la ahora occisa, quien descansaba sola en una recámara y a un lado, en otro cuarto, dormían sus tres hijos. Por la mañana, al ver que su hermana no había salido de su recámara como lo hace habitualmente, fue a buscarla; al tocar y no obtener respuesta, optó por romper el cristal de la puerta, encontrándola sin vida. La mujer dijo no haber escuchado ningún ruido extraño durante la noche y mencionó que su hermana se encontraba separada de su pareja sentimental desde hacía tiempo. En el cuello, presentaba una herida producida por la aspereza de una soga y una lesión con hundimiento en la región frontal izquierda.
Febrero 2017
Aproximadamente a las 3 de la mañana del 12 de febrero en la calle Independencia en la zona centro del municipio de municipio de Tamuín fueron localizados al interior de una camioneta los cuerpos de dos hombres y una mujer. La Policía Ministerial dio a conocer que los tres, presentaban herida de disparo de fuego en la cabeza. Los cuerpos están identificados y corresponden a una mujer de 21 años de edad y dos hombres, uno de 27 y otro de 35.
En el atardecer el 20 de febrero en la comunidad de Escalerillas perteneciente a la capital del estado, un hombre mató a una mujer. Ella lo había dejado a él desde hacía tiempo y por tanto, vivían separados. El lunes se le ocurrió ir a buscarla a bordo de una camioneta, la encontró y le empezó a reclamar airadamente la separación, pero ella lo ignoró hasta que él, sin más que las rabia encima, sacó una pistola Smith Wesson calibre 38 y le disparó en la cabeza. Ella cayó herida, pero luego murió. Tras el crimen, el sujeto fue detenido por la policía. Ella apenas tenía 25 años de edad cuando le quitaron la vida.
Marzo de 2017
En la peligrosísima zona urbana entre la capital y Soledad de Graciano Sánchez unos sicarios ejecutaron a un hombre y una mujer cuando conversaban en una calle de la colonia Ecuestre. Sucede que a las ocho de la noche del 01 de marzo, la pareja estaba a bordo de una camioneta de color negro sin placas, era una Ford Lobo. Apenas descendía la chica de la unidad cuando fue acribillada por unos sujetos que a su vez bajaron de una motocicleta, mientras que a su compañero lo masacraron y su cuerpo quedo inerte sobre el volante de la camioneta.
La tarde del lunes 6 de marzo, en una modesta casa en la comunidad de Venaditos, perteneciente al municipio de Villa Hidalgo, una mujer de 45 años de edad fue asesinada: la estrangularon con un cable eléctrico. Su cuerpo maltrecho y violentado se dobló a un lado de su lecho. Su madre encontró el cadáver luego de que por horas no supo nada de su hija, que todos los días salía a trabajar a Villa Hidalgo desde las 8 de la mañana. Al no saber nada, fue a su casa y la encontró en el piso, desmadejada y sin vida. Fue el número 32 de los feminicidios en un año.