LO DESTACADO

Me Va la Vida en Ello al Estilo Agitanao de Toño Parga

agitanao-2Venga ilumínese, aligere el paso, el peso, que este jueves 23 de febrero se cantó públicamente por vez primera el disco AGITANAO, en el Museo Laberinto de las Ciencias y las Artes del Parque Tangamanga I, Antonio Parga, dio a conocer su más reciente producción, el tema Me va la vida en ello, con un estilo aflamencado que vale la pena disfrutar.
En el Museo Laberinto de las Ciencias y las Artes asistieron mil 600 personas, la aceptación fue notoria, y como alrededor de 200 personas se quedaron sin acceso, ya preparan una fecha próxima en el Teatro de La Paz.

Publica Toño en su muro de Facebook: Una obra de excelente calidad 100% potosina “Me va la vida en ello” interpretada por el grupo Agitanao del maestro José Antonio Parga y la bailaora Mancha Gitana que con honra comparto ! Mi familia en acción, disfrutenlo!!

Me va la vida en ello / Luis Eduardo Auté / Agitanao.
Video clip: Visual Voxel Producciones
Dirección y producción Miguel Angel Rivera
Y Agitanao es una producción de José Antonio Parga y Juan Antonio García Méndez
Percusiones, Andrés Vidales; Violín, Gilberto Nuñez; Palma y Jaleo, La Mancha Gitana: Mayela Méndez y Madigan Parga. Fotografía de Miguel Rivera en la ex Hacienda “La Parada”.

Me va la vida en ello dice así:
Cierto que hui de los fastos y los oropeles,
y que jamás puse en venta ninguna quimera.
Siempre evité ser un súbdito de los laureles
porque vivir era un vértigo y no una carrera.

Pero, quiero que me digas amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello…
dímelo… me va la vida en ello.

Cierto que no prescindí de ningún laberinto
que amenazara con un callejón sin salida.
Ante otro más de lo mismo creí en lo distinto
porque vivir era búsqueda y no una guarida.

Pero, quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello…
dímelo… me va la vida en ello.

Cierto que cuando aprendí que la vida iba en serio,
quise quemarla de prisa jugando con fuego.
Y me abracé defendiendo mi propio criterio
porque vivir era más que unas reglas en juego.

Pero, quiero que me digas, amor,
que no todo fue naufragar
por haber creído que amar
era el verbo más bello…
dímelo… me va la vida en ello.
“Venga, es hoy su presencia nos ilumina, Soy la terquedad del Jabalí o la angustia del Chacal; me da lo mismo. Soy, estoy y el sin embargo no aparece y eso debe saberlo”. Agitanao