LO DESTACADO

¿El fin de la mafia en el poder?

huitzi-ortegaSé que cada que me refiero al poeta de Macuspana alguno de mis amigos de pensamiento liberal de izquierda suelen sentir molestia, algunos muy generosos me lo manifiestan, otros muy condescendientes y atentos prefieren guardar silencio, debo agradecer a ambos porque no se trata de estar de acuerdo o no, se trata de la libertad de opinar y disentir, es en el debate y la confronta donde se pueden encontrar coincidencias, cierto estoy que mis amigos de todos los partidos y perfiles políticos de pronto nos separamos mucho en cuanto a gustos y opiniones, pero al final concluimos que queremos lo mejor para nuestro entorno y para los nuestros.

De Andrés Manuel López Obrador se ha escrito tanto que en verdad parece que ya no hay mucho que decir, una gran parte de su historia pública y política se ha escrito desde su visión y obviamente su complacencia, otra buena parte la han escrito sus adversarios, finalmente el personaje sigue ahí y hoy parece ser que tal y como él lo anticipa más como un anhelo que una convicción, la tercera será la vencida.

No se puede decir que el tabasqueño ha evolucionado o madurado como político, más bien de una forma u otra va sufriendo transformaciones, es decir se va ajustando al correr de los años y sus circunstancias, de sus inicios como delegado del Instituto Nacional Indigenista y Presidente del PRI en su natal Tabasco, para después colocarse como funcionario de tercer nivel en el Gobierno de Miguel de la Madrid ya no queda mucho, un disgusto y una escisión.

De la transición del PRI a la fundación del PRD por parte de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, Andrés Manuel recibió cobijo y respaldo, ahí empezó a forjar un estilo político muy particular, ese sello y el apoyo de la novel izquierda que siempre ha estado pero que de pronto parece que se desordena o diluye es que pudo alcanzar la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, su gestión es algo que solo compete a los capitalinos calificar de buena o regular, pero sigue siendo un codiciado bastión para la izquierda hoy en pugna entre el PRD y MORENA.

De los temas de corrupción y justicia son algunos de los lastres que sigue cargando, los videos de su Secretario de Finanzas en Las Vegas cuando fungía como Jefe de Gobierno o el penoso momento de empaquetar dólares con ligas por parte de su amigo Rene Bejarano son acciones que ya no hay forma de limpiar, no a estas alturas, la desobediencia a una orden judicial que trajo consigo un gran circo mediático en algo que politizó con el tema del desafuero, son lecciones claras que tuvo que aprender el Ejecutivo Federal en la convivencia pública.

El eterno Andrés Manuel, el autor del “cállate chachalaca” y muchísimas otras frases que le dieron sentido a su campaña pero sobre todo a su personalidad, donde no hay espacio para la crítica, pero que al recibirla entrega a cambio un embate brutal de epítetos y adjetivos que muestran su intolerancia, -sino pregunten a Francisco Martin Moreno del reciente tuit recibido-, mal síntoma que un candidato no acepte críticas, pero no hay nada nuevo, ya lo conocemos.

A final de cuentas el Peje le ha dado sustento ideológico a su peregrinar político buscando enemigos reales o imaginarios, desde su disgusto como dirigente PRIISTA a la fecha, gusta de victimizarse del sistema, descalifica instituciones, omite mencionar a Carlos Salinas de Gortari, su correligionario un tiempo, habla de poderes facticos y mafia del poder, pero no hay que perder de vista que del sistema que ubica como podrido el partido le paga su sueldo, las instituciones que en las dos contiendas anteriores descalificó serán el árbitro de su próxima elección, de su negativa en hablar del innombrable no concuerda con la invitación a su equipo de Manuel Bartlett que fue quien hizo Presidente a Salinas de Gortari mediante un fraude, a los poderes facticos ya les concedió una amnistía anticipada y a la mafia del poder ya la tiene en su equipo de campaña en la persona de Esteban Moctezuma Barragán.

Todo parece indicar que este 2017 somos testigos del fallecimiento de la mafia en el poder, cuando menos como grito de guerra, Andrés Manuel se desgañitaba acusándolos de todos los males del país y por lo visto lo único que quería era llamar su atención para de esa manera poder acceder a la silla del águila, hoy que ya lo voltearon a ver ya puede estar tranquilo, seguramente con que guarde silencio al 2018 su arribo será inminente, lástima para sus seguidores fieles y creyentes, la prosperidad de las clases más necesitadas no llegará en este vehículo, este personaje ya mostro su rostro real…