LO DESTACADO

“El Secreto del Palacio”

lourdes-moreno-potosinerias
Todos los palacios guardan secretos, el secreto del palacio de Toledo resguardaba la cueva de hércules con todos los tesoros y secretos que candado sobre candado a lo largo de su historia se acumulaban. Por otro lado, en Rusia, la emperatriz Catalina la Grande rodeada de amantes durante su poderoso reinado también tenía su secreto, una habitación erótica llena de símbolos fálicos en el palacio Tsárskoye Seló.
Pues bien, en el corazón de México, al centro de la capital de San Luis Potosí, una de las expresiones más acabadas de la arquitectura civil del neoclásico potosino es “El Palacio de San Agustín”. Los antecedentes de esta residencia se remontan al siglo XVII. Habiendo sido residencia de monjes Agustinos, esta mansión agustina fue utilizada para hospedar especiales invitados laicos, ya que quedaba en el trazo procesional, y no había mejor ubicación para ver las procesiones, uno de los eventos más esperados del año.
palacio-san-agustinLos agustinos tuvieron en su imaginación ser llevados por una escalera helicoidal a la azotea de esta casona y que ésta los condujera al cielo, donde un coro de ángeles los preparara en una capilla en su ascensión. La función de la escalera de caracol es que no se siente el paso de los niveles hasta llegar al fin…el cielo, desde donde se dominaba el conjunto agustino, con su templo y su convento. Pero hablando de secretos este Palacio no podía ser la excepción.
Este 14 de febrero en el marco de la Fiesta del chocolate se llevó a cabo en este precioso lugar un evento titulado “Cata de Placeres” en donde los asistentes nos agasajamos con chocolates, cervezas artesanales y comida mexicana de banqueta.
En un ambiente muy romántico entre copas, velas, jazz gitano, la arquitectura inigualable de este Palacio, pero en especial la comida elaborada con los mejores y más tradicionales ingredientes potosinos que en una sorprendente mezcla se volvió magia en nuestras bocas.
Nunca fui consiente de como las papilas gustativas vibran se expanden y se contraen de placer al tener sobre si estallido de sabor de una tostada de maíz azul con esquite de maíz colorado orgánico en mantequilla de epazote, cama de palmito, cabuche al mojo, queso de chiva, pasta de chocolate con morita y aceite de guajillo y chapulín.
Al terminar el evento no tuve más remedio que culpar a mi curiosidad y a mi glotonería de la necesidad de conocer el secreto de Palacio, el nombre y las manos de la persona que abrieron mi conciencia del sutil placer en el sentido gusto.
De esta manera me di cuenta de cuan errados estaban los monjes Agustinos al construir tan hermosa escalera esperando encontrar ángeles y cielo en el tercer nivel de palacio, cuando bastaba cruzar el magnánimo portón de madera y dar unos pasos para hallar la cocina de un joven potosino que son sus audaces creaciones pronto pondrá el nombre de la gastronomía de nuestro estado en boca de los conocedores y el cielo en la boca de nosotros los mortales.
El secreto de Palacio de San Agustín no tiene baúl, pero tiene la cocina del Chef Jaime Abaroa Santos y su corazón de queso de tuna.

@Marilumt

LOURDES MORENO / Potosinerías / San Luis Potosí, S.L.P.